•  |
  •  |
  • END

Los vientos favorecerán el avance del incendio forestal en la localidad de El Bluff, y existen muy pocas probabilidades de lluvia que ayude a mitigar las llamas, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), por medio de una nota informativa única, a las dos de la tarde de ayer.

De acuerdo con el Ineter, las altas presiones atmosféricas se mantendrán con vientos de moderados a ocasionalmente fuertes --de hasta 40 kilómetros por hora-- que podrían ayudar a propagar más el incendio forestal que ocurre a siete kilómetros al norte de El Bluff, localidad de Bluefields, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

Ante la emergencia que se presenta en la RAAS, William Schwartz, Director Ejecutivo del Instituto Nacional Forestal (Inafor), comentó que el impacto ambiental de este incendio es catastrófico, pues está acabando no sólo con la madera de mangle y plantaciones de palma africana a su paso, sino con toda la biodiversidad.

“El fuego está teniendo un impacto ambiental brutal, y es por eso que debemos estar preparados; para combatir el incendio en El Bluff están trabajando 152 brigadistas de diferentes instituciones: está el Ejército, la sociedad civil e instituciones estatales, sin embargo, no es el único incendio, aunque sí el de mayor magnitud, porque hemos estado sofocando otros incendios en Occidente y en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN)”, señaló Schwartz.

No tenemos
capacidad
También el director ejecutivo del Inafor hizo un llamado a los líderes comunales de la RAAN, para que conscienticen a los pobladores a no realizar quemas agrícolas o de basura en los territorios, pues no hay capacidad a nivel nacional de combatir un incendio y salvaguardar las vidas de los habitantes.

“Los incendios forestales son un gran problema durante la época seca --de noviembre a abril--, y en la RAAN son una gran preocupación los más de 10 millones de metros cúbicos de madera que dejó tumbados el huracán Félix, en septiembre pasado, Allí no podremos controlar un incendio si se inicia, porque acabaría con miles de vidas y la desgracia sería mil veces mayor que el huracán”, dijo el director ejecutivo del Inafor.

Tres kilómetros
Hasta ayer, las autoridades del Sistema Nacional de Atención, Prevención y Mitigación de Desastres (Sinapred) informaban que alrededor de tres kilómetros de bosque de manglar y de palma africana habían sido devorados por las llamas, las cuales, al cierre de esta edición, amenazaban extensiones amplias de cultivo de palma africana y poblaciones asentadas en Kukra Hill.

Hay mucho temor de que el fuego llegue a Kukra Hill, porque ese territorio posee un bosque de pinares que facilitaría su propagación.

En tanto, el rumor en Bluefields es que el incendio fue provocado por personas interesadas en adjudicarse las tierras del manglar y zonas adyacentes, para cultivar en ellas, sin tomar en cuenta que son áreas protegidas por el Estado de Nicaragua a través de la convención Ramsar, que protege los humedales por su inmensa riqueza biológica.