Heberto Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

Bluefields / RAAS
Ayer (viernes), el juez de Audiencias de Bluefields, Región Autónoma Atlántico Sur, Martín Henríquez Sotelo, programó para las 09:00 de la mañana del lunes 19 de mayo, el juicio oral y público contra el colombiano Luis Alfonso Pineda Cadavid, procesado como coautor en la masacre de cuatro policías ultimados a puñaladas en la propia delegación policial de esa ciudad, el 4 de mayo de 2004.

Henríquez Sotelo valoró que existen suficientes pruebas para realizar el juicio, tal como lo solicitaba el Ministerio Público. Antes de iniciar la audiencia, el defensor de Pineda, George McKelroy, se quejó diciendo que su cliente estaba en indefensión porque no le habían permitido hablar con él. Por lo que el judicial le concedió media hora para tal fin.

El fiscal regional, Gerardo Suárez, argumentó que existen pruebas científicas contundentes sobre la participación de Pineda como coautor en la masacre de los uniformados. “La pregunta es ¿por qué estaba ahí? (en el lugar de los hechos)”.

Se soltó en llanto
Llamó la atención la actitud de Luis Alfonso Pineda, quien en la audiencia preliminar lució frío y sereno, al punto que se burló cuando el fiscal Suárez presentaba el libelo acusatorio.

Esta vez el procesado se soltó en llanto y pidió que lo dejaran volver con su familia. “No he matado a nadie; no quiero estar aquí, no quiero hacerle nada a nadie, soy un simple inmigrante”, repetía, mientras se llevaba las manos a la cara para enjugarse las lágrimas.

Finalmente, a petición de la defensa, el juez Henríquez Sotelo decidió enviar a Pineda Cadavid a la Cárcel Modelo de Tipitapa, y no a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial en Managua, “porque las víctimas eran policías y la institución es una de las partes en el proceso”.