•  |
  •  |
  • END

Marcar la cuna de una bebé recién nacida con un rótulo que decía: “Hijo de madre con serología positiva”, hizo que el personal del Hospital “Oscar Danilo Rosales”, de León, discriminara a esta pequeña, violentando sus derechos humanos, según la procuradora de la Niñez, Norma Moreno.

Esto sucedió hace un mes en el mencionado centro hospitalario, donde, según la investigación de la Procuraduría, el personal descuidó a la niña sin atenderla en su limpieza diaria y en su alimentación. Esto a pesar de que la bebé no es portadora del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH-SIDA).

Por tal situación, la madre, a pesar de su delicado estado después de la cesárea, prefirió junto a su hija abandonar el hospital.

Etiquetada
Moreno, quien por seguridad guardó la identidad de la persona afectada, destacó que aquí se violentó la confidencialidad especificada en Ley 238, de Promoción, Protección y Defensa de los Derechos Humanos ante el Sida, al rotular nombre, apellido y dirección de la madre de la recién nacida, destacándose que era hija de madre “positiva”.

“Cuando la etiquetaron, la estigmatizaron, causando miedo en el personal de limpieza y en las enfermeras, quienes consideraban peligrosa la atención a la recién nacida. Esto es una gran desinformación por parte del personal hospitalario”, dijo.

Indicó que si una madre es portadora del VIH, no necesariamente significa que su bebé también lo sea. Esto se evita si la madre es tratada con sus antirretrovirales y se toman las debidas precauciones para evitar el contagio a la hora del parto, tal como sucedió en este caso.

Personal se “bolea” responsabilidad
Por su parte, Carlos Humberto Martínez, asesor de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) en temas del VIH, indicó que se creó una comisión compuesta por representantes de la PDDH, Asonvisida, y la Comisión de Lucha contra el Sida, para investigar el caso, pero no fueron atendidos por la dirección del hospital, sino por personal de menor rango que inicialmente exigía “carear” a la denunciante convaleciente.

“Sin éxito, ellos intentaron convencernos que era un procedimiento rutinario, luego que era algo insignificante, y que un doctor fue quien puso el letrero que determinaba la serología de la madre, algo posteriormente contradicho por la persona señalada, quien dijo que ni siquiera había visto el rótulo”, expresó Martínez.

Recomendaciones
Moreno comentó que a pesar de que la madre y su niña ya no están internadas en el Hospital de León, esto debe ser un precedente para tomar las medidas necesarias en el Sistema Nacional de Salud.

Por eso la Procuraduría solicitó al doctor Adrián Zelaya, Director de la Comisión Nicaragüense del Sida (Conisida), que se abra una investigación particular sobre el caso y que se ponga en conocimiento de las autoridades máximas del hospital, y en un plazo de seis días se emita una resolución para la posterior aplicación de la sanción administrativa correspondiente a las personas responsables.

Al mismo tiempo, señaló la necesidad de que las instituciones estatales impulsen campañas y programas de sensibilización sobre el VIH/SIDA, además de coordinar con organizaciones de la sociedad civil la capacitación del personal de Salud en todos los niveles.

Por otra parte, recomienda al Estado destinar recursos económicos para la implementación de políticas públicas y el Plan Nacional de Prevención, Atención y Control del ITS y VIH/SIDA.