•   Managua  |
  •  |
  •  |

El Ministerio de Salud hizo un llamado de alerta sanitaria en Chinandega por la presencia de elementos contaminantes en quince pozos de agua de varias comunidades semi rurales de ese municipio.

El doctor Jesús Marín, Director del Centro Nacional de Prevención y Control de Sustancias Tóxicas del Ministerio de Salud, reconoció la presencia de residuos de plaguicidas como el Dibromo-Cloro-Propano (Nemagón) y otras sustancias tóxicas, en bajas concentraciones, que el Centro para la Investigación de Recursos Acuáticos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (CIRA-UNAN) encontró en quince pozos artesanales ubicados en los alrededores de antiguas fincas bananeras de Occidente.

“En los años 50, 60 y 70, la cantidad de plaguicidas que se usó fue terrible, se utilizaron organoclorados de persistencia de 50 a 100 años, o sea, la aparición de eso en las aguas superficiales era de esperarse, porque son las aguas que se relacionan más con las superficies de la tierra, y si las tierras están contaminadas, las aguas también lo están”, dijo Marín, quien asegura que leyó el informe antes de que se diera a conocer.

El estudio determinó por primera vez la presencia de residuos del DBCP-Nemagón en varios pozos cercanos a haciendas bananeras de las afueras del municipio de Chinandega. Además, en las aguas se encontraron grandes cantidades de bacterias fecales provenientes de heces humanas y animales.

“El estudio es una alerta, gracias a Dios --como ellos dicen--, esas concentraciones son mínimas, no afectan la salud, pero eso no nos alegra; nosotros decidimos ayer, junto con la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, y el Ministerio de Agricultura y Forestal, que de inmediato vamos a realizar estudios a todos los pozos rurales y urbanos de Chinandega para determinar si están contaminados, y si están contaminados, se decide cerrarlos, no podemos seguir exponiendo a la población”, advirtió el especialista.

“El Gobierno de Reconciliación dio la orden de cerrar los pozos si están contaminados. No podemos seguir permitiendo que la población se afecte, y eso vamos a hacer: investigar para determinar la contaminación y cerrar los pozos”, insistió Marín, quien explicó que Enacal dará una alternativa de acceso al agua potable a las poblaciones que resulten afectadas con el cierre de los pozos.

Según el funcionario del Ministerio de Salud, no es recomendable que el agua contaminada sea tratada o curada por la población para su ingesta. El médico explicó que primero debe determinarse el grado de contaminación y luego tomar medidas, pero mientras tanto, “no es conveniente tratar el agua, no es fácil hacer eso sin los métodos correctos, para ello se requieren filtros especiales, y no siempre se curan las aguas”.

El funcionario fue categórico en que las concentraciones de plaguicidas halladas en pozos de Chinandega no enferman a nadie, pero insistió en que tomarán medidas de acuerdo con una nueva investigación sobre la presencia de sustancias contaminantes en todos los pozos de la zona.