Heberto Rodríguez
  •  |
  •  |

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, guardó distancia ante las declaraciones del presidente Daniel Ortega, quien esta semana hizo una advertencia sobre el trabajo que realiza la agencia antidroga norteamericana en Nicaragua, conocida como DEA por sus siglas en inglés.

Sin embargo, reconoció que si el mandatario de turno les ordenara romper esa relación, obedecerían a esa imposición. Reconoció que existe un trabajo coordinado con la DEA en la lucha contra el narcotráfico, al igual que lo hacen con agencias de otros países.

“Nosotros trabajamos con todas las policías del mundo, especialmente con las policías de Centroamérica, con la de México, trabajamos con muchas agencias, incluyendo la DEA. El crimen no tiene frontera, por lo tanto las policías cada vez menos tenemos fronteras para combatir al crimen organizado”, expresó.

Ortega, específicamente, manifestó que la “DEA es la que tiene la mayor información (sobre el narcotráfico), es la realidad, pero hay que tener cuidado con las operaciones de la DEA. Tienen intereses insospechados que van más allá de la lucha contra el narcotráfico”.

Por su parte, el Embajador de los Estados Unidos en Nicaragua, Paul Triveli, afirmó que los agentes de la DEA no son “demonios ni vampiros y que tienen oficinas en casi toda Latinoamérica”.

También aclaró que la posición de la agencia es tener un rol de cooperación, de compartimiento de información y asistencia técnica.

Algunos expertos reaccionaron igual a las declaraciones de Ortega, aseverando que el Ejército y la Policía de Nicaragua necesitan de la agencia antidroga de Estados Unidos para consolidar el éxito que están consiguiendo en la lucha contra los tentáculos del narcotráfico internacional.

Seguirán trabajando
No obstante, Granera, ayer, al ser consultada si continuarán trabajando con la DEA, respondió: “Mientras no recibamos orden de lo contrario, vamos a seguir trabajando”.

¿El presidente puede darles la orden de no seguir trabajando?, se le insistió.

“Absolutamente, él es el jefe supremo de nosotros”, contestó.

Caldera: Relación profesional
En tanto, el ex director de la Policía Nacional, Fernando Caldera Azmitia, sostiene que la relación entre la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA) y la institución del orden público de Nicaragua “es una relación profesional entre cuerpos policiales; es una relación de coordinación en la lucha contra el narcotráfico”, y considera como necesaria que se mantenga esa relación.

Caldera recordó que durante el tiempo que estuvo al frente de la Policía en los años 90, la coordinación con la DEA fue muy importante, porque los oficiales de esa agencia manejan valiosa información, a la cual a veces la Policía de Nicaragua no tiene acceso; “ayuda a identificar elementos peligrosos, porque aquí se puede presentar mañana ‘fulano de tal’, y la Policía no tiene forma de identificarlo, pero si acude a la DEA, ellos te pueden decir quién es y dónde opera”.

Nunca han operado aquí, afirma
Para el primer comisionado en retiro, el presidente Daniel Ortega “debe de tener sus razones al haber hecho un llamado a tener cuidado con la DEA, y quizás él quiso decir otra cosa, porque que yo sepa la DEA nunca ha operado en Nicaragua, y lo que existe es una política de cooperación y de intercambio de información”.

Caldera aprovechó el espacio que le brindamos para reiterar su reconocimiento al trabajo que viene realizando la directora nacional de la Policía, Aminta Granera, porque ha tenido un repunte vigoroso, enérgico, firme, en la lucha contra el narcotráfico, “y yo siento que esa lucha no es sólo contra el crimen organizado, sino que es un acto por la soberanía nacional”. “En este país, o manda el Estado o manda el narcotráfico. La lucha en contra del narcotráfico debe seguir fortaleciéndose, y en ese sentido la relación profesional entre la DEA y la Policía de Nicaragua es muy valiosa”, señaló.