•   Puerto Cabezas, RAAN  |
  •  |
  •  |

Las consecuencias indirectas del huracán Dean podrían comenzar a sentirse hoy en Nicaragua con lluvias de moderadas a ocasionalmente fuertes a partir de las horas de la tarde o de la noche.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), con sede en Miami, advirtió ayer que Dean es un huracán extremadamente peligroso que podría transformarse en un poderoso ciclón de categoría cinco, la máxima en la escala de intensidad Saffir-Simpson.

De continuar con los pronósticos del NHC, Dean no afectaría directamente a Nicaragua, pero un cambio en su trayectoria, tal como sucedió con el huracán Beta en octubre de 2005, podría traer consecuencias funestas para el país.

Comité de Emergencias en RAAN
El gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Norte, Reynaldo Francis, junto a la Defensa Civil Regional activó el pasado viernes en horas de la tarde el Comité Regional de Emergencias de cara a posibles efectos que podría dejar el huracán Dean a su paso por el Caribe.

La activación del Comité se dio luego que el gobernador regional llamó a una reunión de emergencia con todos los representantes de las delegaciones estatales, y se revisó la conformación de las diferentes comisiones de trabajo.

Marcio Baca, técnico de enlace del Ineter ante el Sistema para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres Naturales, Sinapred, dijo que Dean va a originar que se intensifiquen las lluvias, no obstante, aclaró que según los últimos pronósticos, no va a afectar directamente al país.

“Si estos pronósticos son correctos, significaría que no afectaría al país de manera directa, porque pasaría muy largo de Cabo Gracias a Dios”, indicó.

Según el experto, los pronósticos indican que la trayectoria del huracán es oeste-noroeste, por lo que hoy estaría afectando Jamaica, luego el oeste de Cuba, la península de Yucatán y el Golfo de México.

Dean continuaba ayer su trayectoria hacia el oeste-noroeste, con una velocidad de 30 kilómetros por hora y con vientos de 240 kilómetros por hora.

El Ineter pidió a la población estar atenta debido al rumbo que mantiene el huracán, que ayer por la tarde se ubicaba a 270 kilómetros al sur de Santo Domingo y a 1,375 kilómetros al noreste de Cabo Gracias a Dios.

En un comunicado el Ineter informó que de mantener esta dirección es muy probable que hoy domingo, entre la tarde y la noche, esté pasando sobre Jamaica con rumbo hacia el norte del Golfo de Honduras.

Según los pronósticos del CNH, Dean estaría avanzando hacia el Golfo de México mañana lunes con una escala en Yucatán.

Pese a que hasta el momento no se ha decretado ninguna alerta, la activación del Comité Regional de Emergencias de la RAAN tiene como objetivo de que sus miembros se encuentren activos ante posibles daños por las lluvias que podría dejar Dean a su paso por esta región.

La orientación de parte del presidente del Comité Regional de Emergencias es que no deben apagar teléfonos celulares ni para dormir, porque en cualquier momento los podrían llamar.

Ayer sábado cada comisión de trabajo se reuniría para revisar los requerimientos y recibir un refrescamiento de cuáles son sus funciones.

Desconfían de los pronósticos
El Ineter ha dicho que el huracán Dean no representa ningún peligro para Nicaragua, sin embargo, en la Costa Caribe la realidad de los pronósticos es otra, considerando que cuando Ineter anuncia lluvias en el caribe, sale el sol y cuando anuncia sol, llueve.

Similar situación ocurrió durante el huracán Beta, que cambió su rumbo de forma repentina lejos de todo pronóstico. La vulnerabilidad a las inundaciones en la región ha enseñado que con el menor chubasco los ríos, lagunas y caños se rebalsan, afectando a las personas que habitan en sus alrededores.

El mayor William Castro, de la Defensa Civil en Bilwi, manifestó que no se pretende crear incertidumbre a la población, sino que se esté informado por cualquier eventualidad, considerando que estamos en una zona altamente vulnerable.

Por otra parte, Rosalba Silva, meteoróloga de turno del Ineter, explicó que las lluvias caídas ayer se debieron al paso de la onda tropical número 25, y no están asociadas con el huracán.