Oliver Bodán
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Al mismo tiempo que el gobierno del presidente Daniel Ortega se prepara para recibir la cooperación de la República Islámica de Irán, Estados Unidos atiza sus diferencias políticas con el país de Medio Oriente, y el presidente George W. Bush podría incluir a la Guardia Revolucionaria de Irán en una lista negra como “organización terrorista extranjera”.

¿Qué clase de embajada será?
Una interrogante clave, sobre los alcances de esta relación y sus repercusiones internacionales, será conocer la envergadura de la misión iraní en Managua, y si ésta incluirá asesores de seguridad.

Según el documento, el propósito es desarrollar, fortalecer y promover la cooperación entre ambas naciones en seis campos específicos: energético, económico, comercial, financiero, infraestructura y técnico.

A inicios de este mes, el gobierno dio las primeras señales concretas con el anuncio de millonarios proyectos y la visita a nuestro país de una delegación de funcionarios iraníes, que junto a sus contrapartes nicaragüenses serán los responsables de ponerlos en marcha antes que finalice el año.

Sin embargo, el gobierno no ha proporcionado un calendario de las inversiones que recibiría el país.

Todo fue de “tanteo”
Representantes del sector productivo nacional coincidieron en que la reciente visita de inversionistas iraníes a Nicaragua, más que una oportunidad para definir la ejecución de proyectos, sirvió como una misión de exploración y reconocimiento.

Según Manuel Álvarez, Vicepresidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, y quien participó en las reuniones con los empresarios iraníes patrocinadas por el gobierno, la comitiva se limitó a escuchar cuáles eran las necesidades de los productores sin asumir ningún tipo de compromiso comercial.

“Yo diría que fue más bien un tanteo. Un primer sondeo. En ningún momento hablaron de precios”, dijo Álvarez, quien además mencionó que en el futuro estarán atentos a las ofertas que estos empresarios les hagan, si resultan “competitivas”.

“Lo que ellos andan buscando son dos o tres cosas: levantando las necesidades, descubriendo qué necesidades tiene el país o los productores, y, lo otro, buscando socios comerciales”, señaló Francisco Vargas, Secretario Ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Sorgo, Anprosor, quien también participó en los encuentros.

Según Vargas, la comitiva de inversionistas no mostró mucho interés en vender sus productos en el sector agropecuario por ahora, sino en establecer relaciones comerciales y hasta buscar representación local. “Hay alguno que dijo: necesitamos un representante aquí”, comentó.

Pero además de las necesidades, los visitantes mostraron su interés por la capacidad de pago de los mismos productores, según comentó Vargas. “En un momento uno de ellos dijo: ¿Tienen ya un banco listo para comprar esto? O sea, quiso preguntar si teníamos dinero para hacer esa compra”, reveló.

Otros fueron más pesimistas. “En concreto yo no vi nada”, dijo por su parte Solón Guerrero, Presidente de la Asociación de Productores de Leche de Nicaragua (Aproleche). Para él, las reuniones fueron más bien una “visita de cortesía para irse conociendo, pero ya definir puntos específicos, no hubo nada de eso”.

Puertos a la expectativa
Virgilio Silva, presidente de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), confirmó que en octubre próximo esperan el regreso de la comitiva de inversionistas iraníes, a quienes les facilitaron los estudios de factibilidad para ejecutar dos millonarios proyectos: la ampliación del puerto de Corinto, y la construcción de un puerto de aguas profundas en Monkey Point, en la Costa Caribe.

“Fue muy positivo (el encuentro) y están anuentes a apoyar la ampliación del muelle de Corinto, y también el megaproyecto de Monkey Point. Van a venir ahora en octubre a valorar con algunos equipos técnicos”, aseguró Silva.

En medio de la batalla
Tanto los diarios estadounidenses The Washington Post y The New York Times, como el rotativo británico The Guardian, informaron que el objetivo de clasificar de “terrorista” a la Guardia Revolucionaria es presionar al gobierno del presidente Mahmoud Ahmadinejad.

El cuerpo militar forma parte del Estado iraní, tiene su propia Armada, su Fuerza Aérea y tropas terrestres, además de unidades especializadas.


Víctor Hugo Tinoco, diputado y ex Vicencanciller:

MEDIR COSTO-BENEFICIO: “AYUDA NO SERÁ SUSTANTIVA

Víctor Hugo Tinoco, diputado ante la Asamblea Nacional por el MRS y ex Vicenciller de Nicaragua durante la primera Administración sandinista, no cree que la relación con Irán signifique para nuestro país una ayuda económica sustantiva, y en cambio advirtió que si el gobierno del presidente Ortega no maneja adecuadamente esos lazos de amistad, tendría consecuencias negativas.

Tinoco reconoció el derecho del presidente Daniel Ortega de entablar relaciones diplomáticas con cualquier país, incluyendo Irán, cuyo presidente, Mahmoud Ahmadinejad, es actualmente uno de los adversarios políticos declarados de Estados Unidos.

El diputado y ex diplomático apuntó que en el marco de las conveniencias económicas, las perspectivas para Nicaragua no son tan prometedoras, con base en la experiencia de los años ochenta.

“No veo perspectivas de que va a haber ayuda sustantiva por allí. En los ochenta, con Irán teníamos relación, teníamos embajador, y yo no recuerdo de ellos ninguna expresión concreta material importante. No lo recuerdo”, comentó.

Experiencia interesante, pero peligrosa
Cairo Manuel López, ex Presidente de la Asamblea Nacional, descartó la posibilidad de que la relación militar entre Estados Unidos y Nicaragua resulte afectada por los nuevos tratos que el gobierno del presidente Daniel Ortega está cultivando con Irán.

“No creo, en ese sentido. Creo que los países saben diferenciar claramente entre lo militar y lo estrictamente comercial. Vemos que los Estados Unidos, por ejemplo, mantuvieron relaciones comerciales con China, aunque tenían diferencias políticas”, dijo López.

Pero reconoció que la presencia tan cercana de Irán a la potencia del Norte, al asentar una sede diplomática en Nicaragua, no deja de inquietar al gobierno del presidente George Bush.

Alejandro Bendaña, Director del CEI:

“HAY PLÁTICAS SECRETAS ENTRE IRÁN Y EU”

Irán tiene el derecho legítimo a impulsar un programa nuclear pacífico y a acceder a la tecnología necesaria para producir energía atómica, sin importar la opinión de los demás países, en particular Estados Unidos, que pretende culpar a dicha nación por los reveses sufridos en Irak, aseguró Alejandro Bendaña, Director del Centro de Estudios Internacionales (CEI).

En EU están por proscribir a la Guardia iraní y declararla como grupo terrorista. Y aquí estamos avanzando en concretar acuerdos con Irán. ¿Cómo salvar esta contradicción?

La Administración Bush está llevando a cabo una guerra sicológica y mediática contra Irán. Los principales medios aquí, obedientemente, hacen el eco correspondiente.

En realidad, existen pláticas secretas entre Irán y Estados Unidos, similares a las que se realizan con países de la Unión Europea; la comisión bipartidista de Baker recomendó entablar esa negociación, y los candidatos demócratas en su mayoría respaldan una iniciativa de negociación.

Irak y Afganistán también mantienen un diálogo respetuoso con Irán. Las encuestas en EU dicen que tres cuartas partes de los entrevistados no quieren conflicto con Irán y plantean el diálogo. La contradicción se da a partir del asunto nuclear, ya que Estados Unidos insiste en que sólo Israel tiene derecho de contar con armas nucleares en la zona.

Irán y los países árabes plantean que todo el medio oriente sea zona libre de armas nucleares. Irán tiene el derecho legítimo a un programa nuclear pacífico y del acceso a la tecnología para producir energía atómica. No es asunto que si nos gusta o no nos gusta. Es asunto de derecho. EU también busca culpar a Irán por los reveses sufridos en Irak.

Si Irán quiere ayudar tanto, ¿por qué no ha condonado la deuda?
Parece que tiene que pasar por la Asamblea Legislativa. No creo que ellos estén pensando en cobrar, ni Nicaragua en pagar.