•  |
  •  |

El cambista Henry Antonio Úbeda Cruz, de 42 años, fue asesinado de varios disparos la tarde de ayer por cinco delincuentes quienes se movilizaban en una camioneta Mitsubishi, azul, quienes lo despojaron de una mochila donde llevaba al menos cuatro mil dólares y tres mil córdobas.

El crimen de Úbeda se produjo a eso de la cinco de la tarde cuando pasaba frente a una pizzería, en el reparto Los Robles, en una de las avenidas más céntricas de la capital.

En la escena del crimen la Policía encontró 12 casquillos de bala presumiblemente de pistolas calibre 38 y Makarov, dijo el segundo jefe de la Estación Cinco de Policía, comisionado Olivio Salguera.

Tenía agencia de lotería
Al momento de ser acribillado a tiros, Henry Antonio Úbeda, quien también tenía una agencia de lotería en el Mercado Oriental, se movilizaba en una motocicleta azul placas M07648 en dirección de oeste a este.

Mientras los delincuentes lo hacían en una camioneta Mitsubishi, azul, matrícula 035439, donde huyeron al menos cuatro de los cinco delincuentes que participaron en el crimen.

El quinto presunto sospechoso de haber participado en el crimen es un hombre de 35 años, de iniciales G.A.M.I, habitante del barrio Loma Linda, quien recibió un impacto de bala en el abdomen.

Se indican sólo las iniciales del sospechoso, porque hasta el cierre de la presente edición el hombre --quien tiene tatuadas las piernas-- aún no había sido plenamente identificado por los testigos.

La doctora Marlen Molina Rubio, médico de la Sala de Emergencia del Hospital “Lenín Fonseca”, explicó que el proyectil de arma corta le penetró al presunto asaltante en la parte derecha del abdomen con orificio de salida en el lado izquierdo.

Ladrón herido llegó en taxi al hospital
El supuesto ladrón llegó al Hospital “Lenín Fonseca” en un taxi, e ingresó a la Sala de Emergencia a las 5:30 minutos de la tarde, es decir, casi media hora después del crimen del cambista.

Mientras el hombre de 25 años, quien llegó al centro asistencial refiriendo que había sido asaltado estaba siendo atendido, en las afueras del quirófano permanecían agentes de la Dirección Judicial y sus familiares.

Sobre las circunstancias en que el sospechoso fue herido, la Policía manejaba anoche dos hipótesis: una, que en defensa propia el cambista asesinado lo hubiera herido, y la segunda, que otro colega de Cruz le haya disparado.

Trató de defenderse
Una señora cambista que sólo se identificó como Virginia, dijo que ella acaba de entregar a Úbeda siete mil córdobas y 750 dólares cuando fue atacado por los asaltantes.

Aunque el hombre de negocios trató de repeler a los atacantes con su pistola, éste no pudo sobrevivir a la lluvia de disparos que le hicieron sus victimarios.

Al momento de remover el cadáver de la escena del crimen, la Policía le encontró 20 tiros en una de las bolsas del pantalón a Úbeda.

Un agente que participa de las investigaciones precisó que uno de los disparos que terminó con la vida de Úbeda fue hecho con escopeta y los otros dos con armas cortas.

La víctima presentaba orificios de bala en el rostro, tórax y abdomen.