Edwin Sánchez
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Surgieron sin santo patrono, sin himnos ni banderas propios, y todavía hoy, a ocho años de elevado a municipio, los habitantes de Ciudad Sandino no saben cómo llamarse. Buscan un gentilicio que los termine de convertir en una realidad municipal como a los diriambinos, chinandeganos o chontaleños.

Fue hasta hace poco que lograron crear los símbolos locales. La alcaldía emitió un bando para la convocatoria de la ciudadanía, sin embargo, al parecer, la mayoría todavía no tiene conciencia de que son otra ciudad y otro municipio, y actúan, inconscientemente, como capitalinos.

Norman Sánchez Brenes, concejal, es de los que no se encuentran conformes con mantenerse como una prolongación más de Managua. Detesta que le digan que son la “Ciudad Dormitorio”. Pero hasta en asuntos de fiestas dependen de las pachangas de la capital.

Quizás en la población subyace su inconformidad por el parto no bien claro de este nuevo territorio del mapa político nicaragüense, pues de un día para otro amanecieron convertidos en municipio, cuando la dirección del Ineter, bajo la Administración Alemán, decidió pasarle “la raya” a Pedro Solórzano cuando pretendía “correr” como candidato a alcalde de Managua, creando el municipio de El Crucero.

En esa “colada” se fue Ciudad Sandino.
Los datos históricos de Ciudad Sandino son relativamente recientes, en comparación con Granada, fundada por Francisco Hernández de Córdoba en 1524.

En julio de 1979, el antiguo Open Tres pasa a llamarse “Ciudad Sandino”. 20 años después, salta a municipio. Pero desde entonces son los únicos ciudadanos sin gentilicio en Nicaragua. Y el nombre es vital para existir.

El concejal Sánchez instó el cuatro de julio a sus colegas y alcalde a “establecer la forma de que todos los habitantes de Ciudad Sandino nos llamen y seamos identificados a través de nuestro gentilicio”.

¿ Por qué esa inquietud?
Por dos razones. Una de ellas es que hace tres meses, en internet, puse las palabras Ciudad Sandino y me di cuenta de que ya nos estaban llamando “citasandinense” y “sandineños”.

La verdad, no me siento consultado por los que escribieron esos términos. En segundo lugar, y que puede representar a mucha gente, yo nací en Ciudad Sandino.

Mis padres vienen de Miraflores, un barrio a la orilla del Xolotlán. En 1970 se fueron como otros para lo que se llamaría Open 3. Nací en 1974, y no he conocido nunca un nombre que nos identifique. Antes nos decían colonos.

Luego del 79, cuando fuimos un distrito de Managua, nos decían “gente de Ciudad Sandino”, pero no contamos con un nombre específico como municipio: ejemplo León, leoneses, Santa Teresa, tereseños, Diriamba, diriambinos…

Hay problema de identidad. ¿Esto les afecta?
Sí. A partir de 2000 se establece un Concejo, de igual forma, no teníamos una bandera, un escudo, una simbología que nos caracterizara como habitantes de Ciudad Sandino. En la comisión de asuntos sociales hicimos una propuesta de logotipo de una bandera. Consultamos a Carlos Mejía Godoy y él nos autorizó a utilizar su tema de “Quincho Barrilete” como nuestro himno, así que ya contamos con bandera e himno.

La bandera, ¿qué colores tiene?
La bandera cuenta con colores gris, azul cielo y verde.

¿El significado?
El gris significa el color del Cerro Motastepe. El azul es el cielo que nos cobija y el color verde es nuestra decisión de proteger la naturaleza. Se llamó a concurso y nadie participó, lo cual denotó falta de cultura. Anduvimos de escuelas en escuelas y hasta convocamos a las ONG, pero nadie participó. Fue mi persona que terminó haciendo un diseño, el logotipo y la bandera.

Todas las ciudades, para sus católicos, tienen un santo patrono. Me parece que ustedes siguen con Santo Domingo, aunque sea de Abajo. Esto no les ayuda en nada a su identidad, y siguen atados a Managua, sin adquirir una fisonomía urbana y municipal.

Dentro de todo esto es que nos estamos desenvolviendo y nos estamos desprendiendo de la capital.

Veo que les ha costado nacer mucho como ciudad.
Sí, cuando Manuel Pinell, el primer alcalde electo, partimos de cero. De ahí hemos partido con el mercado municipal, pero los buseros pagan impuestos en Managua. La descentralización de Managua ha venido paso a paso. Llevamos ocho años y no lo hemos logrados del todo.

En el caso específico del santo Patrono, hemos venido apoyando la tradición de Santo Domingo de Abajo. Pero hasta donde tengo entendido, también tenemos a San Francisco Javier. Creo que se hace necesario, si este va a ser el santo patrono, que lo reconozcan las autoridades eclesiásticas.

La misma descentralización nos plantean cosas que se vienen, que se necesita transformar y lleva su tiempo.

¿Cuál sería el mecanismo más idóneo, para definir una fecha de celebración de santos para los católicos de la comunidad?
Una cosa que hace la diferencia son los evangélicos. Ellos ocupan un día que es nacional: el Día de La Biblia. Los evangélicos hacen una celebración a todo meter con sus iglesias. Sería bueno que el Concejo en combinación con la arquidiócesis estableciera una fecha para que los católicos se sientan identificados.

Podría ser el siete de agosto, que es casi feriado, con la salida de Santo Domingo de Abajo.

Sería seguir pegados a Managua
A mí no me identifica. Es una fiesta que la hemos retomado, porque éramos apéndice con la capital.

Vaya, ustedes dependen hasta de las fiestas de la capital, sí que es difícil llegar a ser ciudad. También deberían contar con sus propios feriados, aunque hay demasiados en el país. ¿Podría ser el Día de Ciudad Sandino?
Es otra fecha que nosotros no hemos podido identificar. Se habla de que en 1979, cuando pasaban los combatientes de Occidente, un grupo salió con una manta, que decía “Ciudad Sandino”. No hay fecha exacta, si fue el 19 de julio o el 20. Algo que sí está en el escudo del municipio es el año de 1979.

¿Cuál es el nombre que ha sonado más para escoger el gentilicio?
Hemos hecho consulta con pobladores históricos, profesores de historia y hablan de “sandineños” y “sandinistas”. Cuando escojamos un procedimiento esto nos deberá de dar un resultado.

Sandinista… esto remite a un partido, porque en Ciudad Sandino hay conservadores, liberales…
No creo que sea problema. La madurez política de los dirigentes, también de los otros partidos, han entendido que esto no es político. Si se toma el nombre de sandinista, espero que las demás fuerzas políticas lo respeten. No es que Norman Sánchez porque es concejal sandinista lo haya propuesto. Esto es algo que necesitamos.

Sí, pero el sufijo “ista”, remite a movimiento, a partido. Nadie dice sanjuanista diriambista.

Ese es el problema.