•  |
  •  |
  • END

Claris Barahona, hija del famoso caricaturista y periodista Chilo Barahona, denunció que personas desconocidas para ella se han introducido, sin autorización y con maquinarias pesadas, a su propiedad privada en San Isidro de Bolas, al sur de la Pista Suburbana de Managua.

Según la señora, ella estaba fuera de Nicaragua, y cuando regresó, en marzo pasado, se enteró de que su finca de dos manzanas había sido prácticamente partida en dos, por maquinarias que abren una trocha en la zona.

De acuerdo con la denuncia de la señora, otros vecinos afectados por la misma trocha, que manos misteriosas y poderosas han venido abriendo contra quejas y reclamos de abuso, le informaron que la maquinaria entró en su finca el 22 de febrero pasado.

Máquinas trituran todo
Que antes de ello, unos hombres botaron cercos de alambre de púas y postes de concreto que cerraban el bien, para luego introducir los tractores. Ella denuncia que las máquinas botaron árboles, piletas de aguas y unas plantas frutales que estaban en reproducción, y que no respetaron ni un rótulo de madera que decía “propiedad privada”. Claris Barahona mostró documentos que certifican que la propiedad fue adquirida por sus padres en 1970 a Arístides Sáenz, y trasladada a ella en herencia en 1990, según escritura públicas expuesta.

La queja se la señora Barahona se suma a las de otros vecinos de la zona donde se construye la famosa y misteriosa trocha.

La forma en que abusaron de la propiedad de la citada señora es la misma en que han afectado a otras fincas: se presenta una abogada llamada Claudia Santos buscando a los dueños para ofrecer comprar la tierra, pide documentos, y luego aparecen los hombres que trabajan para José Martín Mendoza, quien dirige la obra.

Policía ciega, sorda y muda
“Mi finca de dos manzanas la han reducido a una, porque, para colmo, trabajan mal, y abrieron una trocha de ida y otra de vuelta y me cercenaron una franja de tierra al otro lado de la trocha”, se quejó la señora, quien lamentó que a pesar de haber puesto la denuncia en varias instancias no ha recibido una aclaración al respecto.

“Fui a la Policía Nacional del Distrito III, mandé una carta al comisionado Yuri Valle y puse la queja personalmente, pero dicen que van investigar y nadie de la Policía ha llegado por allá. Por el contrario, la Policía custodia la construcción de esa trocha”, denunció la señora.

Del mismo modo, Barahona denunció el caso ante la Alcaldía de Managua para pedir una revisión del permiso de autorización para construir la trocha, pero le dijeron que no tenían conocimiento de ninguna obra vial de tal magnitud.

Sin embargo, funcionarios de la Alcaldía de Managua, como Modesto Rojas y Gerald Pentzke, están enterados del caso y han brindado declaraciones a los medios sobre ello.

La señora piensa introducir la denuncia ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y recurrir a la Asamblea Nacional para recuperar el daño a su propiedad, pero mientras tanto se pregunta: ¿Quién es tan poderoso como para cometer tanto abuso sin que las autoridades se dignen siquiera a investigar?