Luis Galeano
  •  |
  •  |

El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, confesó ayer que el objetivo de la toma de la terminal de la compañía Esso Standard Oil en Corinto fue siempre utilizar los tanques de almacenamiento de la transnacional para descargar petróleo procedente de Venezuela.

Rappaccioli, en una entrevista con EL NUEVO DIARIO, confirmó que los tanques de la Esso ya han sido “arrendados” por la Dirección General de Aduanas (DGA) a Petróleos de Nicaragua (Petronic), para que un carguero venezolano que se encontraba desde hace varios días frente al Puerto de Corinto, pueda descargar en ellos más de 120 mil barriles de combustible.

La DGA embargó las instalaciones de la Esso en Corinto desde el pasado 18 de agosto, en base a un supuesto adeudo que tiene la petrolera estadounidense con ellos por impuestos no declarados.

“Petronic está comprando combustible en el marco del contrato con PDVSA (Petróleos de Venezuela S.A.), hay momentos en que han venido los barcos (venezolanos) que traen diesel a Corinto, y en ese momento Petronic no tiene la suficiente capacidad para recibir el embarque, almacenarlo y después, poco a poco, mandarlo a Piedras Blancas; algunas veces ha recurrido a la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP) que es subsidiaria de la Glencore, y la DNP le ha puesto a su disposición, con base a determinada suma, las capacidades de almacenamiento de recepción ahí, para evitar que el barco que tiene parqueado Petronic esté cinco o seis días pagando 100 mil dólares diarios”, dijo Rapacciolli.

Agregó que esa cooperación de la DNP con Petronic se ha solicitado en múltiples oportunidades a la Esso, pero que generalmente la transnacional no ha tenido respuestas positivas en relación a ello, y es más, hasta ha puesto dificultades.

“Aquí tengo estos tanques”
“Entonces la DGA, que está ahí ahorita con ese embargo en una parte de esas instalaciones (Plantel Uno), y sabiendo, porque ahí en Corinto todo el mundo lo sabe, que ahí hay tanques que están en desuso por la Esso y que Petronic tiene ahí ahorita un barco que está buscando cómo descargar lo más rápido posible con cisternas que están viajando hasta Piedras Blancas (entrada de Puerto Sandino), y estando consciente la DGA de que cada día que está ese barco ahí le cuesta cien mil dólares a Petronic, pues le ofreció: ‘aquí tengo estos tanques que están embargados, están en desuso, no tienen ningún combustible de la Esso, te los ofrezco por unos días mientras dura esta situación para que se pueda descargar lo más pronto posible el combustible diesel que está en ese barco’; entonces Petronic no se podía negar a eso”, dijo Rapacciolli.

Niega y reconfirma
¿Fue el propósito de esta acción (el embargo) ocupar los tanques de almacenamiento de la Esso?
“No, bajo ningún punto de vista. Estamos claros, aquí lo que se da en primer orden y después de un proceso largo de varios meses, es este embargo preventivo, la DGA constata y verifica que ahí hay tanques en desuso y tiene conocimiento que ahí está un barco de Petronic y que está sacando ese diesel a punta de cisterna y le está costando al país cien mil dólares diarios, y entonces le ofreció a Petronic los tanques a un precio aceptable”.

Dijo --sin mencionar el artículo-- que la Ley General de Hidrocarburos establece que un agente con la licencia correspondiente como es Petronic, la Esso, la Shell o la DNP, si en algún momento tienen necesidad de almacenamiento y si hay algún espacio en los tanques de otra empresa, aunque no sean de su propiedad, entonces esa empresa que en este momento tiene ese problema de capacidad, siguiendo el procedimiento de ley, puede acceder a esos tanques.

“No están descargando leche de burra, por ejemplo, sino algo que es vital para la economía del país, como es combustible, y desde febrero o marzo, Petronic ha estado solicitando a la Esso que le dé oportunidad cuando vengan sus barcos, de poder usarlos por unos días mientras se está descargando el barco, que les permita usar los tanques, pero la respuesta ha sido negativa, entonces ahora la DGA, al tener conocimiento de esa situación y ver el barco varado, le ofreció a Petronic el uso temporal de los tanques”, explicó.

Se contradice
Rappaccioli negó que se le haya impedido el ingreso a la terminal de Corinto a representantes de la Esso, a como éstos han denunciado desde que se dio la toma el pasado 18 de agosto. Para ello, dio lectura a una carta que el depositario del embargo, el delegado de la DGA en Corinto, Roberto Zepeda, le envió a él y al presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), David Castillo, un día después de la toma, para que inspeccionaran la terminal acompañados de delegados de la transnacional.

“Respetuosamente solicito al INE realice las inspecciones y efectúe las diligencias que estimen convenientes con relación a los bienes bajo mi intervención y me den las instrucciones que sean necesarias. Aparte de eso hago del conocimiento de la empresa Esso Standard Oil, que pueden disponer con entera libertad del combustible que tienen almacenado bajo mi intervención y de todas las instalaciones necesarias para el desarrollo de sus operaciones”, leyó Rappaccioli.

Sin embargo, lo dicho en esa carta se contradice con la actitud que asumieron los que se tomaron la terminal, pues desde que tomaron el control de las instalaciones no habían querido abrir las puertas ni al INE ni a nadie que no fuera de Petronic o Aduanas. Incluso ayer que llegaron los técnicos del INE a realizar la inspección anunciada por David Castillo, fue un problema para que les dejaran ingresar.

Rapacciolli, quien ha sido mencionado como el “negociador” del Gobierno para encontrar una salida al conflicto con la transnacional, negó que sea con el Ejecutivo que se tenga que buscar una solución.

“Esa situación que ellos tienen en Corinto con la DGA, es un asunto que está en manos de un proceso y de las autoridades judiciales; nosotros, como Ministerio, el Instituto Nicaragüense de Energía, no nos podemos meter, eso está siguiendo su curso y ojalá se resuelva pronto en el marco estricto de la legalidad”, dijo Rappaccioli.

Santos dice que actúan “al suave”
El canciller Samuel Santos aseguró que el gobierno está actuando en contra de la Esso en un proceso “al suave” en comparación con Estados Unidos, porque en lo que al cobro de impuestos se trata, los norteamericanos son más duros, “no la piensan dos veces, sino que ejecutan”.

“Aquí en Nicaragua estamos siguiendo un procedimiento un poco más suave y hemos abierto el diálogo con la Esso para encontrar el mecanismo para que ellos cancelen los impuestos que adeudan”, dijo Santos.

Indicó que han venido a Managua funcionarios internacionales de la Esso y que existe la mejor disposición del gobierno de Nicaragua para encontrar la mejor solución, y que hasta donde conoce no ha habido reacción de Washington acerca del conflicto.

“Ellos (EU) son respetuosos y saben que cuando hay intereses económicos y sobre todo con la experiencia que ellos tienen en cuanto a impuestos se trata, no la piensan dos veces, sino que ejecutan”.

Por su parte, el cardenal Miguel Obando y Bravo comentó que en el conflicto entre el gobierno y la Esso “creo que ellos se están arreglando, y espero que se arreglen por cauces civilizados”.

Un acuerdo para que Esso no pagara
El ex director de Ingresos de la administración de Enrique Bolaños, Róger Arteaga, dijo, por su parte, que la Esso nunca tuvo retraso en el pago de impuestos, y que lo hacían sobre la base de un convenio entre la petrolera y el Ministerio de Economía, vigente desde 1990.

En ese acuerdo, mencionado por Arteaga, señala que la transnacional iba a pagar el 25% de Impuesto sobre la Renta (IR) y recomendó que si ahora se quiere aplicar la Ley de Equidad Fiscal, que habla del 30% del IR, entonces primero deben anular el acuerdo, que tiene valor legal.

“Lo feo es utilizar una institución como un instrumento de terrorismo, de ataques, de cómo presionar a los contribuyentes”, dijo Arteaga, quien estimó que en este caso “o hay ignorancia de los directores de la DGI o es mala intención”.

INE confirma soldaduras y uso de tanques

Guardas de seguridad contratados por Petronic impidieron ayer el acceso a varios medios de comunicación, incluyendo EL NUEVO DIARIO, al Plantel Uno de la Esso Standard Oil embargado por orden de la juez Segundo Civil y Laboral de Chinandega, Socorro Toruño, el cual fue inspeccionado por Manuel Duarte y otros dos funcionarios de las direcciones de Calidad Ambiental y Técnica del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Los funcionarios del INE fueron acompañados por varios técnicos de Petronic que se movilizaban a bordo de una camioneta, la misma en que han realizado apuradamente sus diligencias desde el pasado sábado 18 de agosto.

A las 2:10 minutos de la tarde se presentó al lugar Roberto Zepeda, administrador de Aduanas de Corinto, depositario de las instalaciones, quien se negó a brindar declaraciones.

Duarte informó que verificaron que empleados de Petronic realizaron reparaciones y soldaduras en el Plantel Uno de la Esso Standard Oil, lo cual fue comprobado por periodistas que esperamos seis horas en las afueras de las instalaciones embargadas por una supuesta deuda que tiene la petrolera con la DGA.

Aseguró que en los tanques hay diesel almacenado, versión que coincide con la ofrecida por una fuente del Consejo de Seguridad del Puerto de Corinto, que reveló que empleados de Petronic, por orden del gerente general de esa empresa, Rodolfo Zapata, descargaron durante la tarde del lunes y madrugada del martes último, un total de 18 mil barriles de diesel en el Plantel Uno. Otra parte del carburante fue almacenado en los tanques de la empresa Asteldi.

“Recabamos información, la analizaremos y remitiremos hoy por la tarde (jueves) al ingeniero David Castillo”, dijo Duarte, quien confirmó que realizaron la inspección junto a funcionarios de Petronic.

En este puerto hay incertidumbre por esta situación, la cual consideran delicada, y se conoció que otro buque procedente de Venezuela llegará en los próximos días procedente del país sudamericano para abastecer con combustible propiedad de Petronic, los tanques de la transnacional petrolera.

(Con la colaboración de Ervin Sánchez, Róger Olivas y Vladimir López)