Eduardo Marenco
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

El gobierno de Estados Unidos llamó ayer al gobierno de Nicaragua a devolver las instalaciones de la compañía Esso, Exxon Mobil, en el puerto de Corinto, tomadas el viernes pasado, ya que el hecho “ha provocado horror” entre inversionistas privados y ha puesto en duda el “buen clima de negocios del país”.

Así lo señaló ayer el embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, precisamente durante la firma de un convenio de cooperación con la Empresa Nacional de Puertos (EPN), consistente en el financiamiento de una nueva Ley de Puertos para Nicaragua, gracias a un donativo de 510 mil dólares de la Agencia para el Comercio y el Desarrollo de Estados Unidos (Ustda).

Trivelli dijo que, según lo dicho por funcionarios del gobierno sandinista, la toma de las instalaciones se dio para garantizar el almacenamiento de combustible venezolano. El presidente de la Portuaria, Virgilio Silva, confirmó que el viernes --el día de la toma-- arribó un barco venezolano con 120,000 barriles de petróleo, importados por Petronic, almacenados, supuestamente, en un tanque que arrienda la EPN a dicha compañía estatal.

Es “persuasión”
El diplomático hizo notar que el gobierno ha reconocido que la toma de la instalación “está relacionada con su deseo de persuadir a la Esso para que acepte productos de petróleo venezolano, no hay duda sobre eso”.

“Esta semana pasó algo que puso seriamente en duda el buen clima de inversión en Nicaragua”, dijo Trivelli en su discurso, “no hablo sólo de Esso, sino de los muchos otros posibles inversionistas que vieron con horror cómo el gobierno se apoderó de una instalación privada y, según el vocero de la compañía, personas desconocidas empezaron a hacer trabajos de soldadura en una planta de combustibles. Tal vez Esso, por su madurez y estabilidad como compañía grande, puede aguantar ese trato, pero ¿qué opinaría un inversionista pequeño, tal vez pensando en construir un hotel turístico en Corinto?”.

El embajador demandó que las instalaciones en el Puerto Corinto sean regresadas a Esso lo más pronto posible, y anheló que las negociaciones entre la compañía estadounidense y el gobierno rindan fruto.

Modernización de Corinto
Estados Unidos ha cooperado con más de un millón de dólares en la modernización del puerto de Corinto, en ayuda técnica para mejorar la capacidad de manejo de carga, expandir las áreas operacionales y revisar los procedimientos de operación y seguridad de dicho Puerto. En Centroamérica ha invertido cerca de 6.2 millones de dólares.

“Espero que la EPN aproveche este donativo y que se comprometa a crear confianza. Esta nueva Ley de Puertos debe servir como un medio transparente, competitivo y abierto para promover la inversión privada en el puerto de Corinto, al igual que otras instalaciones y terminales portuarias en Nicaragua. Estamos cumpliendo con nuestro compromiso”, dijo Trivelli.

Por su parte, el presidente de la EPN agradeció el apoyo estadounidense y dijo que su administración está comprometida con la modernización, competitividad, rentabilidad y autosostenimiento del sistema nacional de puertos, para lo cual se requieren millonarias inversiones.

Detalló el proyecto de invertir 23 millones de dólares en la rehabilitación del muelle de Puerto Cabezas, la ampliación del puerto de Corinto, la inversión de 34 millones de dólares en un puerto en Monkey Point y un ambicioso proyecto de un puerto, una carretera de doble vía y un ferrocarril banda ancha que conecte Monkey Point con Corinto, mediante una inversión superior a los 250 millones de dólares.