•  |
  •  |
  • END

El Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, le dio ayer un calmante espaldarazo a cementera Cemex, ubicada en el municipio de San Rafael del Sur, y descartó cualquier intención gubernamental contra la productora de cemento.

En Venezuela, el gobierno de Chávez nacionalizó la planta de esa industria mexicana, y se especulaba que aquí podría ocurrir lo mismo.

El vicemandatario llegó acompañado del embajador de México, Raúl López Lira, y fueron recibidos por el gerente general de Cemex, Carlos González, quien dijo que la empresa tiene las puertas abiertas para cualquier medio de comunicación o cualquier ONG que sienta la necesidad de indagar sobre cualquier operación en la planta, y anunció la instalación de cámaras de video para monitorear los filtros de los hornos.

Morales Carazo minimizó las denuncias interpuestas contra la productora sobre posible contaminación, y aseguró que hace pocos días conversó el tema con el Procurador Ambiental.

Dijo que “a nadie se le ha ocurrido afectar a esta empresa porque consideramos que es de gran importancia para la economía de nuestro país”.