Martin Mulligan
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Unas 500 mil capitalinos sufren directamente los embates de la falta de agua a consecuencia de los descontrolados apagones energéticos que sacaron de funcionamiento siete pozos importantes de la capital.

El dato lo dieron a conocer funcionarios de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, quienes responsabilizaron a la empresa distribuidora de energía Unión Fenosa, por haberles causado pérdidas cercanas a los 700 mil córdobas en equipos de bombeo en siete pozos.

“Estos equipos de bombeo se dañaron debido a los apagones energéticos, esto no solo afecta sino que la recaudación de Enacal igualmente se ha disminuido”, afirmó Félix Estrada, encargado del departamento de electromecánica de la empresa.

Los pozos afectados se ubican en las zonas de Las Mercedes, Colonia Primero de mayo, Hialeah, y cuatro pozos más ubicados sobre carretera a Masaya.

Actualmente Enacal se encuentra en un proceso de reclamo contra Unión Fenosa, alegando que incumple sus horarios de racionamiento, lo que ha provocado altibajos que descomponen sus equipos.

“Nosotros hacemos un programa con los controladores, pero Fenosa no está cumpliendo los horarios”, reiteró Estrada.

Sin embargo, el funcionario anunció que con la empresa ya empezó a revertir esta situación, poniendo en funcionamiento nuevamente los primeros dos pozos y esperan en las próximas semanas reactivar los demás.

En Managua existen 192 pozos que abastecen a una población aproximada de 1.5 millones, pero según los funcionarios de Enacal, el que estos siete pozos no funcionen afectan la operación de los otros 185, en el sentido de que “la presión de todos disminuye”.

Los pozos tienen capacidad para bombear 3 mil galones por minuto.

Reinvierten en sistema de producción
En otro orden, este fin semana cuadrillas aún reparan un tubo madre de 36 pulgadas descompuesto desde el pasado martes en la periferia del aeropuerto, el que dejó sin agua a varios barios.

Por su parte, Azucena Castillo, vocera de Enacal, manifestó que la nueva “política de austeridad” de la empresa les está haciendo un ahorro de 5 millones de córdobas al mes, lo que les ha permitido empezar una campaña de invertir en sus sistemas de producción.

En ese sentido, ya hay un programa para ampliar las redes a esos lugares de la capital donde hasta la fecha sólo existen puestos abastecidos por cisternas.