• |
  • |
  • END

El programa con el Fondo Monetario Internacional, FMI, está a punto de descarrilarse. La cooperación internacional ha frenado el desembolso de US$ 110 millones en 2008 para Nicaragua mientras este acuerdo no se firme. Ni un céntimo ha sido desembolsado. Y la saga de los Cenis está poniendo en riesgo la estabilidad del Sistema Financiero del país.

Este escenario delicado para Nicaragua es la consecuencia inmediata de los distintos “flancos explosivos” que ha abierto el Presidente de la República, Daniel Ortega, advirtió ayer el presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa.

Aguirre ha sostenido múltiples encuentros con representantes del FMI en Washington y Managua, con miembros del gabinete económico del gobierno, con representantes de la banca privada y del sector empresarial expresado en Amcham y el Cosep, y otros actores institucionales en los que ha aflorado la alarma por el rumbo que lleva el país.

Cañonazos a granel

De igual modo, Aguirre confirmó que no hay los votos para aprobar la Ley Antifraude, requisito fundamental para aprobar el acuerdo con el FMI, según lo reconoció ayer tajantemente su representante Humberto Arbulú, quien advirtió que esa fue una propuesta que se impuso el gobierno de Nicaragua, no el FMI.

Arbulú reconoció que el FMI congeló US$16 millones mientras no se apruebe la Ley Antifraude Eléctrico, y que hay otro donante que ha congelado US$ 20 millones.

El Frente tiene actualmente 38 votos para aprobar la Ley Antifraude Eléctrico, pero “yo me imagino que el Frente está buscando cómo aumentar su caudal de votos para llegar a imponer su voluntad en la Asamblea Nacional”, afirmó Aguirre, mientras otras fuentes indican que el gobierno está ofreciendo fuertes halagos a un grupo de legisladores para lograr su objetivo.

Aguirre afirmó que no han aprobado esta ley porque no están dispuestos a que el Presidente continúe pisoteando el Estado de Derecho y la Gobernabilidad Democrática, a cambio de garantizar un acuerdo con el FMI.

“Esta crisis que vive el país ahora es más grave que la de fin de año, es multifacética, ya que el presidente Ortega está abriendo múltiples frentes simultáneamente y todos ellos son explosivos”, dijo Aguirre a END.

Los frentes abiertos por Ortega son los siguientes, afirma Aguirre: en materia de gobernabilidad, la posposición inconstitucional de las elecciones en tres municipios de la Costa Atlántica; el flanco de los Cenis, “un tema con consecuencias potencialmente fatales para el país” y que “puede llegar a destruir el acuerdo con el FMI y darle un golpe muy duro al Sistema Financiero Nicaragüense”.

“Ya sabemos que sin el aval del FMI no hay cientos de millones de dólares de ayuda anual en rápido desembolso”, alertó.

Un tercer flanco, poco conocido, es la petición de la presidenta ejecutiva de Enacal, Ruth Selma Herrera, para que los empresarios que tiene pozos propios paguen doce córdobas por metro cúbico de agua, “lo que podría resultar para algunas empresas en medio millón de dólares en gastos adicionales”, suma lo suficientemente alta para que algunas de ellas abandonen Nicaragua, incluyendo empresas de la Zona Franca, las que al parecer de Aguirre, son “las gallinas que ponen los huevos de oro del empleo en el país”.

¿Ortega sin objetivo?

¿Tiene el presidente Ortega un objetivo al abrir estos frentes de forma simultánea? “Yo entiendo que una de las tácticas del presidente Ortega es lograr sus objetivos estratégicos llevando el proceso de la contradicción hasta el borde del precipicio, pero yo no entiendo cuál es el objetivo estratégico que él está persiguiendo”, puntualizó Aguirre.

Señaló que “en estos días vamos a ver cuánto valora el presidente Ortega el mantener un manejo más o menos correcto de la situación macroeconómica del país, porque si él no busca una escalera, que es lo que todo el mundo le está recomendando, va a perder el acuerdo con el Fondo, y en ese momento, cae como casa de naipes ese desempeño satisfactorio en el manejo macroeconómico del país”.

El legislador del PLC aseveró que probablemente Ortega ha generado estos múltiples conflictos porque piensa que él es un “maestro en la administración de crisis”, pero en este caso puede llevar al país y a su administración “a la ruina económica”.

“En el país se está pulverizando a la clase media de Nicaragua, proceso que se está acelerando, y frente a este desafío que en gran parte es importado, porque el precio del petróleo y de la harina no lo fija Daniel Ortega, y aunque tampoco es el causante de la recesión estadounidense que está disminuyendo las remesas; todo esto requiere de un consenso nacional para jinetear este potro tan bravo en el que estamos montados”, alertó Aguirre.

“Grandes tensiones en el gabinete”

El diputado del PLC afirmó que en lugar de buscar una salida madura, pareciera que el gobierno se contenta con echarle gasolina al fuego para hacer una fogata tan grande que queme a la nación, y de paso “quemar” a su propia Administración.

“En el caso de los Cenis es donde más se patentiza la incoherencia del gobierno actual. No sé si habrá fisuras en el gabinete, pero sí me imagino que debe haber tensiones muy grandes y niveles de estrés y frustración muy grandes; porque el gobierno está enviando señales contradictorias a la comunidad internacional”, recalcó.

Aguirre advirtió que “por mago que sea el presidente Ortega, las cosas se le están saliendo de control”, mientras crece la desconfianza de la comunidad cooperante, que no desembolsará un céntimo mientras no se firme el Acuerdo con el FMI.

Hacienda: no se pagarán los Cenis

Una prueba de la incoherencia de la política oficial, es que mientras el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, acompañado del ministro de Hacienda, Alberto Guevara, condujo una renegociación del pago de la deuda interna y la bancada sandinista aprobó el Presupuesto 2008 que incluye pagos de 50 millones de dólares de deuda interna; la viceministra y actual ministra de Hacienda por la Ley, María Esperanza Acevedo, advirtió ayer que el Estado no pagará tal deuda interna.

“Los compromisos asumidos por el Estado en el presente año, respecto a los bonos bancarios que se constituyeron como instrumentos de Valor que sustituyeron a los títulos de CENI, están contemplados en el Presupuesto General de la República del año 2008; estos compromisos serán honrados una vez que sean revocados por la autoridad competente los autos respectivos”, dice un comunicado oficial que no es suscrito por el ministro Alberto Guevara, por razones desconocidas.

La viceministra alude al auto del juez Quinto de Distrito de lo Penal, Julio César Arias, de suspensión del pago de los Cenis, para afirmar que el Estado no pagará dichos compromisos.

Aguirre, por su parte, reiteró que el gobierno actúa de forma “enigmática”, lo que da credibilidad a las versiones de que el presidente Ortega obedece, no a razones políticas, sino a “fuerzas más tenebrosas”, por lo que llamó a la madurez, a actuar de forma consistente a favor del país, porque estamos ante una crisis múltiple y el Ejecutivo requiere abrirse al diálogo político por el bien del país y su propia reputación.

(Con la colaboración de Mauricio Miranda)