Nery García
  •  |
  •  |
  • END

Los técnicos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) inspeccionaron los tanques de gas licuado de 25 libras que se venden en Masaya, y verificaron que también tienen menos producto del indicado. En el caso de las gasolineras, no hubo problema alguno.

Según un informe preliminar del ente regulador, hasta la tarde de ayer habían inspeccionado cinco puestos de ventas de gas licuado y todos fueron multados por diferentes razones.

Entre las causas se mencionan: los cilindros no tenían el peso exacto, no tenían extintor, no tenían autorización de la Dirección General de Bomberos (DGB) para comercializar el gas y tampoco certificado de capacitación para el manejo del producto.

Se espera que el INE rinda un informe final al respecto, pero, a diferencia del gas, los técnicos revisaron seis gasolineras y todas estaban vendiendo combustible de acuerdo con el rango establecido.

En compañía de una batería de periodistas y de promotores del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec), los técnicos del INE visitaron la Shell Las Flores, Texaco Masaya y la Esso Masaya; ubicadas en la entrada principal de la ciudad. Por la tarde, inspeccionaron Petronic San Fernando, Shell San Jerónimo y Shell Coyotepe.

Las inspecciones realizadas a más de 50 surtidores en esas gasolineras, verificaron que el despacho de combustible estaba dentro del rango permitido: “Ni más de 80 mililitros de lo indicado, ni menos de eso”, expresó el ingeniero Martín Meléndez Pérez, Coordinador de Hidrocarburo del INE.