•  |
  •  |
  • END

Son 25 los alumnos de la Universidad “Martín Lutero” que pagaron 240 dólares por el curso de bachillerato por madurez en el asentamiento de Cruz Verde, en el municipio de San Carlos, sin embargo, después de dos años de finalizar los estudios, siguen luchando para que les entreguen su comprobante.

Esto denunció en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Santos Elivorio Díaz Gómez, padre de uno de los afectados, que en busca de superar a través de los estudios, decidió ingresar a este centro en la modalidad de bachillerato por madurez, un curso que condensa dos años en uno.

La espera que desespera
“Pagamos 20 dólares por matrícula y 10 por cada mes por persona, pero se terminó el curso, todo el mundo se despidió esperando el diploma. Al reclamar al director Martín Ocón, nos dijo que nos esperáramos un poquito, que pronto lo tendríamos. Luego la gente del local desapareció. En estos momentos todo está vacío”, dijo.

Díaz asegura que posteriormente reclamaron a la sede central de la universidad, ubicada en kilómetro 10 y medio de la carretera vieja a León, e igual les dijeron de manera prepotente que siguieran esperando. De eso hace dos años.

“Al interponer la denuncia en el Cenidh aseguraron que estaban en ‘arreglos’ con el Ministerio de Educación para dar una respuesta. Pero comprobamos que eso es mentira. Lo que están es buscando más tiempo para seguir con sus mentiras y estafas. Hay otros lugares donde están dando clases en diferentes modalidades. En San Miguelito y San Carlos, y tengo entendido que también en la Guinea”, dijo el afectado.

El que calla otorga
Por su parte, Wendy Flores, abogada del Cenidh, indicó que se comunicaron con la dirección de la ‘Martín Lutero’, y comentaron que ellos están resolviendo la situación.

“Dos semanas después, al no obtener respuesta, formalizamos la comunicación con una carta al licenciado José Moisés Rojas Talavera, Rector de la Universidad, pero después de un mes tampoco respondió. Nos comunicamos con el vicerrector Francisco Somarriba, y dijo desconocer la situación, que se comunicaría con el rector para después dar una respuesta”.

La abogada también comentó que se comunicaron en el Ministerio de Educación, con Mario Rivera, Director General de Educación de Adultos, y con Guillermo Martínez, Director General de Educación y Delegaciones.

“En primer lugar, nos dijeron que éstos no son institutos sino universidades, y no están autorizadas para dar clases de secundaria o la modalidad de bachillerato por madurez que ofrecieron ilegalmente. En segundo lugar, señalaron que ya tenían conocimiento de esta situación en la ‘Martín Lutero’, pero también sucede con otras universidades, por lo tanto están analizando los casos para tomar las medidas apropiadas”.

Flores señaló que esperarán la respuesta del Ministerio de Educación para determinar el nivel del problema que se suscita porque algunas universidades están prestando servicios que no les corresponden y cobran por ello.