• Managua |
  • |
  • |
  • END

El jefe del Ejército de Nicaragua, General Omar Hallesleven y la Jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, enviaron un mensaje esta mañana a la clase política del país para aclarar que no existen presiones de ningún tipo en cuanto al actuar de cada una de esas instituciones frente a los últimos acontecimientos ocurridos en el país. También dejaron entre ver que no van a permitir esas presiones.

El más enérgico al respecto fue Hallesleven quien dijo que “el Ejército no necesita que lo jalen ni que lo empujen. Creo que este país, la tendencia política es muy dada a introducir ingredientes, los que estén a mano de la olla, para darle más sabor, darle más picante y ponerla más caliente. Esa es la tendencia de nuestra clase política y de los nicaragüenses y a veces no nos damos cuenta que estamos tratando de atraer a esa olla a Instituciones que no deben atraerse a esa tarima".

El General Hallesleven agregó con base a esa lógica que no debe atraerse de forma gratuita a instituciones que tienen una Ley y que tienen clarísimo su actuar en el marco de esa Ley.

Evitaron derramamiento de sangre

La Primer Comisionada Granera dijo que no ha contemplado la posibilidad en ningún momento de renunciar a su cargo por respeto al compromiso que adquirió cuando recibió el bastón de mando de la PN, por respeto a su familia, a los miles de hombres y mujeres policías, eso deja claro que no renunciará.

Granera expresó que su desaparición repentina no tiene nada que ver con ningún tipo de presiones como se ha manejado extraoficialmente, las que supuestamente vienen de parte del Ejecutivo. Ella explicó que estuvo ausente de servicio porque fue sometida a una operación quirúrgica.

Estas declaraciones fueron brindadas durante una visita que le hizo el General Hallesleven a Granera para entregarle la Memoria Anual del Ejército. La Primer Comisionada aprovechó para aclarar que la situación de la Policía fue “responsable” y “prudente” en conflicto de Bilwi. De antemano se había valorado de que la única manera de detener los enfrentamientos que allí (Bilwi) se producían era por la fuerza y por las armas, lo cual hubiese provocado un mayor derramamiento de sangre. Fue una valoración que hizo la Jefatura Nacional en conjunto con el Jefe policial de la RAAN.

Granera de esta manera dejó claro que no hubo de por medio una orden presidencial a como sucedió en el conflicto de La Chureca, tal como lo informó END en su edición impresa.

Capturan a delincuentes

Finalmente Granera anunció la desarticulación de una banda que se estaba dedicando al robo de los cables de cobre de algunas emisoras, pues se comprobó la participación de estos sujetos en al menos dos de las cuatro radios que salieron fuera del aire debido a esos actos delictivos.

Igualmente anunció la captura de tres policías que huyeron junto con los narcotraficantes que se fugaron de la cárcel de Bilwi en meses pasados. Estos policías fueron arrestados en Colombia y el jefe de INTERPOL de la Policía de Nicaragua se trasladó a Panamá donde se encuentran los detenidos para posteriormente traerlos al país.