• |
  • |
  • END

El Procurador General de la República, Hernán Estrada, cerró ayer el caso del contrato de 6.5 millones de dólares firmado entre el presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ernesto Martínez Tiffer, y la extraña firma española, Gero-ICI, sin mayor pesquisa, pues estima que el Estado no sufrió daño alguno con la rúbrica de ese documento, y lo único que encontró anómalo en él son “errores ortográficos”.

La decisión de Estrada se produjo menos de una semana después que los contralores colegiados decidieron enviarle toda la documentación del caso para que estudiara la posibilidad de anular el documento firmado por medio de un juicio civil, sin haber pedido explicaciones sobre todas las irregularidades demostradas a Martínez Tiffer.

Las consideraciones que expuso el procurador para desestimar la apertura de una investigación, fueron que el documento preliminar firmado entre Martínez Tiffer y Rogelio Blanco Díez, supuesto Consejero Delegado de Gero-ICI, “no causó lesión alguna al Estado, porque no surtió efecto”.

Lo anterior, según Estrada, lo fundamenta en que la validez del contrato estaba sujeta a condiciones como la aprobación de contratación directa de la Contraloría, la autorización de la Junta Directiva de ENEL, y el pago del anticipo del 20 por ciento del valor del contrato, es decir, 1.3 millones de dólares.

Nunca se revisaron finanzas
Fuentes cercanas a ENEL informaron a EL NUEVO DIARIO que Martínez Tiffer ya había desembolsado 1.3 millones de dólares a favor de Gero-ICI para que le supliera repuestos de plantas estatales, aunque Rogelio Blanco negó haber recibido un centavo por parte de ENEL. Sin embargo, nunca ni la Contraloría ni la Procuraduría revisaron las cuentas de ENEL para verificar que no se había desembolsado dinero.

Firmantes de contrato fueron “buenos diligentes”, dice Estrada
Estrada estimó como otro elemento importante el hecho de que la Asamblea Nacional no aprobó, como debería ser en este caso y como manda la Constitución, un contrato internacional, y además que la Contraloría le negó la exclusión de procedimientos.

Asimismo, Estrada dice en su resolución que el documento preliminar “refleja que los suscribientes mantuvieron una buena diligencia, porque presentaron solicitud de exclusión de procedimientos al órgano contralor y entregaron la documentación que fue solicitada en distintas ocasiones”.

Desde que llegó la primera carta de Martínez Tiffer a la Contraloría, pidiendo contratación directa a finales de noviembre de 2007, los contralores solicitaron más detalles sobre la “línea de crédito” de 6.5 millones que ENEL había logrado a su favor, pues en la misma no se decía cuál era la empresa que proveería repuestos, ni los intereses ni nada.

En la segunda carta de enero, el titular de ENEL tampoco dio detalles de lo que pedían los colegiados, y sin que ellos se pronunciaran sobre su petición, el último día de ese mes, es decir el 31, firmó el contrato con Rogelio Blanco Díez. Fue hasta ese día que los contralores conocieron a los “buenos diligentes” que menciona el procurador.

Errores de cuatro millones de dólares
Agrega que la responsabilidad, que por el momento se observa de Martínez Tiffer, “consiste en firmar un documento preliminar, con evidentes errores ortográficos y de trascripción mecánica, que además podrían contravenir el artículo 12 de nuestra Constitución”.

Los errores ortográficos a los que se refiere el procurador Estrada están en la confusión que existe en el documento relacionada con el pago de intereses del crédito, que señala una tasa “anual del 5.95 por ciento mensual”.

Ese pequeño y único error implica que si era anual, ENEL desembolsaría casi 400 mil dólares en un año por ese concepto, mientras que se si se trataba de un pago mensual, la suma se disparaba a casi cuatro millones de dólares.

Es por ello que declara su “Criterio de Conformidad” con la resolución de la Contraloría de denegar la exclusión de procedimiento solicitada por Martínez Tiffer, y como no hubo daño patrimonial al Estado, “se da cierre al expediente administrativo” del caso.

Jarquín: “Trabajo pobre de la PGR”

El ex contralor y diputado miembro de la Comisión de Comunicación, Transporte, Energía y Construcción de la Asamblea Nacional, Agustín Jarquín, calificó de “pobre” la actuación de los contralores y del procurador en este caso, porque no demuestran una buena administración pública.

“Este tipo de situaciones afecta la imagen del Gobierno del país, y en ello hay que lamentar la negativa de las autoridades de brindar explicaciones claras del asunto, porque hasta este momento el presidente de ENEL no ha dado explicaciones a nadie de su actuar en ese contrato, porque burló a la Contraloría. Él firmó el contrato”, dijo Jarquín.

Consideró que la Contraloría, además de negar la solicitud de Martínez Tiffer, tuvo que ordenar una auditoría para revisar las cuentas de ENEL y constatar que no ha habido desembolso de dinero sobre la base de ese contrato.

El contralor Lino Hernández dijo no conocer la resolución de Estrada, pero indicó que una vez que la envíe la analizarán para determinar si cabe o no hacer una auditoría, porque a estas alturas se desconoce si hubo o no realmente desembolso a favor de Gero-ICI de parte de ENEL.