• |
  • |
  • END

Los tres policías que presumiblemente participaron en la fuga de seis reos de las celdas de Bilwi, Puerto Cabezas, aparecieron este martes en Colombia, y argumentaron a las autoridades policiales de ese país que se encontraban secuestrados.

La Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, informó que una comisión especial encabezada por el Jefe de Interpol en Nicaragua, comisionado Rommel Donaire, se encontraba ayer en Panamá, gestionando el regreso de los agentes policiales Martín Velásquez Alvarado, Teófilo Ludrix Rivas y Vinicio Hansen.

Estos policías desaparecieron junto a los seis reos que se fugaron, entre los que figuraban cuatro narcotraficantes.

Los prófugos corresponden a los nombres de Eduardo Padilla Ballesteros, de 30 años, y Rafael Barrios Barraga, quien también se identificaba como Rufino Rubíes Vargas, de 40. Ambos colombianos.

También se escaparon los hondureños Mateo Mauricio Ávila, de 48 años, y Paco Antonio Antones Ayala, de 39, capturados por la Fuerza Naval el pasado 11 de agosto con mil 581 kilos de cocaína en aguas nacionales.

Víctor Javier Francis y Dexter Samuel Máximo se fugaron, igualmente. El primero había sido condenado a ocho años de prisión por los delitos de robo con intimidación y posesión ilegal de armas de fuego, y el segundo fue detenido el pasado 26 de junio por el delito de tenencia ilegal de armas y contrabando aduanero.

Investigaciones de la División de Asuntos Internos señalaron como colaboradores necesarios a los agentes policiales Dexter Charles Simons López, Martín Velásquez Alvarado, Teófilo Ludrix Rivas, Vinicio Hansen y Benito Taylor, razón por la cual el Inspector General de la Policía resolvió dar de baja deshonrosa a todos ellos.

Estos cinco policías se desempeñaban como custodios el día de la fuga, la cual se produjo en noviembre del año pasado.

Las investigaciones dejaron como resultado un total de ocho bajas deshonrosas y una democión de cargo, siendo prácticamente descabezada la delegación policial de Bilwi.

La jefa de la División de Relaciones Públicas de la Policía, comisionada mayor Vilma Reyes, expresó ayer que este martes recibieron una llamada de parte del capitán Carlos Martínez, de la Oficina de Cooperación Internacional de la Policía de Colombia, quien les informó que se habían presentado tres nicaragüenses que aducían que eran agentes policiales.

“Ellos se presentaron y dijeron que habían sido secuestrados el primero de noviembre, y que recientemente habían sido liberados”, relató Reyes.

Se desconoce el estado legal de estas personas. Según Reyes, van a verificar la versión que dieron del secuestro, y luego se tomará una decisión al respecto.