Melvin Martínez
  • |
  • |
  • END

La Federación de Médicos Pro Salario realizó ayer el segundo día de paro parcial de labores, en las últimas semanas, en hospitales públicos y centros de Salud del país.

Igual que el mes pasado, la consulta externa y las cirugías programadas, exceptuando las emergencias, se retrasaron dos horas en rechazo al despido de un dirigente del movimiento y de otros cinco galenos agremiados en la organización.

Pero, además, los médicos demandan un incremento salarial del 30 por ciento y solicitan el cumplimiento de los acuerdos suscritos con el gobierno en mayo de 2008.

Los médicos utilizaron las dos horas de protesta para explicar a los pacientes que el gobierno estaba incumpliendo con la Ley de Equiparación Salarial. Los facultativos anunciaron que arreciarán la protesta la próxima semana, hasta lograr el reintegro de sus colegas.

El sindicato médico ha hecho énfasis en desligar la protesta de una cuestión puramente salarial, y pretende que la sociedad la perciba como una llamada de atención sobre los males que aquejan al sistema, y la represión de la que son víctimas.

Los funcionarios del Minsa que ayer hicieron un recorrido por los hospitales y centros de salud, minimizaron el impacto de la protesta, y anunciaron que analizarán las medidas legales a aplicar, según la legislación laboral del país.

El doctor Roberto López, médico despedido ilegalmente del Hospital “Lenín Fonseca”, fue impedido de ingresar al nosocomio por los agentes de seguridad del centro.

“Están violando todos sus derechos laborales y sindicales. Este gobierno dice ser serio y responsable y está demostrando todo lo contrario”, dijo el doctor Elio Artola, secretario general del sindicato.