Eloisa Ibarra
  •  |
  •  |
  • END

La justicia civil camina tan lenta, en especial cuando se trata de adopciones, que un niño cuyo proceso de acogimiento comenzó cuando tenía ocho años, aún no ha terminado aunque el ya tiene 16 años.

El caso fue presentado por la ministra de Mi Familia, Rosa Adilia Vizcaya, durante una reunión con autoridades del sistema judicial, como un ejemplo de lo lento que se tramitan los juicios de adopción.

El Ministerio Público, los Jueces de Distrito Civil y de Distrito Penal de Audiencia, la coordinadora de las Oficinas de Apoyo Procesal del nuevo modelo de gestión de despachos judiciales y el Instituto Nicaragüense de la Mujer, se comprometieron a agilizar decenas de juicios de adopción introducidos por el Ministerio de la Familia, que se encuentran pendientes de resolver en los tribunales capitalinos.

El acuerdo surgió durante un encuentro sostenido a solicitud de Vizcaya, en el cual se suministró a los jueces un listado de los juicios que están en trámite. “Hemos promovido este esfuerzo de colaboración desde el ámbito del interés de este ministerio, para que se garantice el ejercicio pleno de los derechos de la niñez y la adolescencia”, señaló
Vizcaya.

“Hemos convocado a este encuentro de coordinación y articulación entre esta institución, que es la que tutela los derechos de la niñez y adolescencia y los operadores de justicia, para que estos derechos realmente se ejerciten.

Estamos preocupados por la gran cantidad de casos sin resolver, ya que tenemos la demanda de los padres de familia y de la población, que percibe como que si no estuviéramos velando por la tutela de esos derechos”, dijo la ministra.

Vizcaya citó algunos casos concretos, como el de un niño cuyo proceso de adopción se inició cuando tenía ocho años, y a la fecha tiene 16 años sin haber sido adoptado. No se trata de que se esté violando el Código de la Niñez, “los jueces están aplicando lo que a ellos les corresponde en materia legal desde el punto de vista del código de procedimiento civil, pero debemos articular y trabajar de manera coordinada para que encontremos entre las dos instituciones mecanismos que nos lleven a tutelar de manera efectiva los derechos de la niñez”, señaló la funcionaria.