Vladimir López
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega instruyó desde Panamá para que los miembros del Sistema Nacional de Prevención y Desastres (Sinapred), se trasladen a Puerto Cabezas para estar al frente de la población y evitar pérdidas de vidas durante la emergencia provocada por el huracán Félix, que amenaza con traer intensas lluvias y vientos fuertes a Nicaragua, especialmente en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

Ortega, quien ayer lunes se encontraba en Panamá participando en la inauguración de los trabajos de ampliación del Canal de ese país, habló por teléfono con los miembros del Sinapred, ante la presencia de una batería de periodistas que brindábamos cobertura a una conferencia de prensa, dando instrucciones a los miembros de su gabinete para que se disponga de los recursos necesarios, e informando que de inmediato regresaría a Managua para ponerse al frente de la emergencia.

Hoy el día “D”
De acuerdo con las autoridades del Sinapred, se prevé que el ojo de Félix, si es que no se desvía de última hora, llegue cerca del territorio nicaragüense a eso de las ocho de la mañana de hoy martes, “muy cerca de Cabo Gracias a Dios”, advirtió el director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, Alejandro Rodríguez.

“Pero los vientos huracanadas casi de seguro van a afectar Puerto Cabezas, y las lluvias también van a afectar toda la parte norte de la Costa Caribe nicaragüense. Por eso es que nosotros, como Ineter, hemos recomendado alerta amarilla en la RAAN, y alerta verde en la Región Autónoma del Atlántico Sur”, informó.

Agregó que, “sin embargo, en la medida que el fenómeno evolucione, nosotros estaríamos elevando la alerta a roja en la RAAN y amarilla en la RAAS, y en el resto del territorio, posiblemente”.

“Suele suceder, que a medida que el huracán se acerca al territorio nacional, se produce una base que se llama Zona de Convergencia Intertropical, que se mantiene paralela a la costa del Pacífico, pero la presencia del huracán hace que esta zona se acerque al territorio, lo cual podría provocar lluvias en toda la costa del Pacífico y en la zona norte y central del país”, consideró.

Recomendó que debido a las intensas lluvias que se prevén, se mantenga mucha prudencia al momento de tratar de cruzar los ríos, y que cuando las lluvias estén establecidas, mantener vigilancia en los puntos señalados como críticos por posibles deslizamientos de tierra.

Aseguró que la noche de ayer lunes se sentirían las primeras manifestaciones de lluvias, especialmente en la zona de la RAAN, y que los vientos huracanados se harían sentir en horas de la madrugada de hoy martes.

Perezcassar: Ejército listo en todo el territorio
En tanto, el jefe nacional de la Defensa Civil, coronel Mario Perezcassar, dijo que el pueblo de Nicaragua debe tener la seguridad de que el Ejército está listo en todo el país para hacerle frente a ésta emergencia.

“Para nosotros, el día de mañana martes (hoy para nuestros lectores) es el día ‘D’, es el día de mayor afectación a partir de las ocho de la mañana. Para esta emergencia disponemos en Puerto Cabezas el destacamento Norte, con más de 300 efectivos; el destacamento de montañas, que abarca las tres Minas, con más de 200 hombres, y la Fuerza Naval con 550 efectivos, también en Puerto Cabezas, quienes se encuentran listos”, expresó el jefe militar.

Señaló que si se cumple la trayectoria del fenómeno, hipotéticamente hablando, la zona más afectada será la que comprende Bilwi, Sandy Bay, Cabo Gracias, y en Río Coco abajo Waspam, Bismona y Cabo Gracias a Dios.

“Estamos hablando de 55 comunidades con una cantidad de población estimada entre 10 mil y 55 mil personas. Para esto tenemos un puesto de mando de avanzada en Bilwi y otro en Waspam”, informó.

Dijo que la Defensa Civil hará las evacuaciones que sean necesarias, sobre todo de las personas que habitan orillas del mar y en las riberas del río Coco. “En el resto del país, todas las unidades militares estarán alerta y dispuestas a brindar auxilio a la población donde sea necesario”.

En la conferencia estuvo presente el ministro de Hacienda, quien dijo que existe un fondo para emergencias de seis millones de córdobas; la ministra de Salud, Maritza Cuan, aseguró que existen medicamentos suficientes para enfrentar los primeros días de la emergencia, y una delegada del Ministerio de Educación, quien aseguró que las escuelas de la RAAN se encuentra acondicionadas para albergar a los refugiados.
Policía también en acción
Los subdirectores de la Policía, comisionados generales Horacio Rocha y Carlos Palacios, manifestaron ayer que hay disposición para mover las fuerzas que sean necesarias a las zonas que resulten afectadas por el huracán Félix.

“Obviamente, los temores que hay es que pueda haber una desviación de la ruta, acabo de comunicarme con el jefe de la Policía de la RAAN, y me informaba que también está integrado al comité y que están en un proceso de observación y monitoreo constante de la evolución de este fenómeno”, expresó Rocha.

En Managua se sostuvo una reunión con el área preventiva, conformada por el jefe de Seguridad Pública y el jefe de Tránsito Nacional, e igualmente están monitoreando el avance de Félix.

“En este evento no dudemos que todas las fuerzas estarán disponibles. Si se requiere reforzar desde Managua o desde otra área con efectivos policiales, se hará”, agregó Rocha.

Por su parte, Palacios explicó que “la cantidad de efectivos que tengamos ahí no importa, porque cuando se presentan fenómenos de este tipo, consideramos las necesidades reales, entonces trasladaríamos las fuerzas necesarias para hacerle frente a esto”.

Aseguró que “al momento que se vayan activando las diferentes alertas, nosotros activamos también nuestro personal y los medios necesarios”.

Llamado a la calma
Aunque al momento de elaborar esta nota las consecuencias del huracán Félix seguían siendo impredecibles, nos hicimos eco de las autoridades nicaragüenses, que realizaron un llamado a la población para actuar con mucha calma durante la emergencia, y clamaron ante los medios de comunicación, especialmente ante la radio y la televisión, para que se informe con mesura y así evitar alarmas innecesarias.

(Con la colaboración de Heberto Rodríguez)