• Managua |
  • |
  • |

La Policía Nacional anunció ayer que volcará todos sus recursos materiales y humanos para detener la irresponsabilidad de los conductores del transporte colectivo urbano e interurbano, que a lo largo de los años han venido dejando una estela de muertes que se ha tornando alarmante en los últimos dos meses.

A través de un plan denominado “Cero Tolerancia”, la Dirección de Seguridad de Transito Nacional pretende detener la ola de muertes que se están registrando principalmente en Managua y las carreteras del Norte y Occidente.

“Cero tolerancia va a significar a partir de que ejecutemos este plan, que todo conductor que sea encontrado en estado de ebriedad va a pasar a ser detenido y procesado conforme la ley, igualmente, aquellas personas que estén aún con aliento alcohólico”, dijo el jefe de Tránsito Nacional, comisionado mayor Ramón Avellán.

Un gran operativo
La Policía dispondrá de 2,500 agentes para la ejecución de este operativo especial.

“Vamos a monitorear en los diferentes departamentos las rutas interurbanas que vienen compitiendo por pasajeros, vamos a poner retenes en diferentes lugares, incluso vamos a poner policías de civil que van a venir en estos buses, y vamos a usar vehículos con placas particulares con cámaras para poder grabar”, aseguró.

Todos estos conductores van a ser llevados a las unidades de policía a rendir cuentas, pues la multa no necesariamente ha sido la solución. Según Avellán, ha habido un incremento del 16 por ciento en comparación con el año pasado, como prueba de que la ley se está aplicando.

“Igualmente, a la población le hacemos el llamado para que hagan las denuncias, pueden hacerlo en los diferentes distritos de Policía, en las estaciones, porque no es posible que los conductores por un peso más o un peso menos estén poniendo en peligro la vida de las personas”, indicó.

“Estas denuncias las vamos a tomar en cuenta, y se va a llamar a estos conductores para que rindan conforme la ley, y se les pueda procesar por exposición de personas al peligro”, agregó.

Alto índice de muertos
Los accidentes de tránsito están ubicados en el cuarto lugar en la producción de personas fallecidas en Nicaragua. Un accidente en el Norte y dos en Occidente en los últimos dos meses han dejado casi 40 muertos. La cantidad se debe a que han estado involucrados vehículos del transporte colectivo interurbano.

En el país se ha vuelto común ver al frente del volante del transporte público a personas muy jóvenes, Avellán considera que ésta podría ser una de las tantas causas que originan estos accidentes.

“Nosotros tenemos presente una reforma a la ley que la va aprobar la jefatura, donde vamos a hacer una serie de cambios. Pudiera ser una causal sobre el tema del transporte colectivo, donde deben ser personas con mayor edad, para que haya madurez mental que permita llevar vehículos donde va una gran cantidad de personas”, expresó.

La ley actual de Tránsito dice que para obtener una licencia profesional, una persona debe tener 25 años como mínimo, y tres años como conductor ordinario.

“Ahí lo que podemos plantear sería prácticamente reformar esos criterios para pasarlos a una edad mayor, para que la persona sea más madura y tenga más experiencia, eso podemos plantearlos por la vía de la Asamblea Nacional”, agregó.

Avellán también manifestó que con el Ministerio de Transporte e Infraestructura todavía está pendiente discutir “el tema de la organización del transporte, porque lo que sucede por ejemplo en el accidente de Chinandega, es que hay una diferencia de cinco minutos entre una ruta y la otra, entonces venían prácticamente peleando. Igual ocurre en Managua”.

La Policía, en la reforma a la Ley de Tránsito está planteando incluir no permitir más vehículos usados en el transporte colectivo.

Avellán señaló que éste “es un problema mundial. Recientemente el mismo Vaticano promulgó el decálogo de los conductores para evitar la accidentalidad, porque se ha vuelto una plaga mundial y Nicaragua no escapa a este problema.

Revisarán Permisos de Operación
El Ministerio de Transporte e Infraestructura podría dar por cancelado el permiso de operaciones, a los transportistas propietarios de las unidades de buses que se vieron involucradas en el accidente de tránsito ocurrido el pasado lunes en la carretera Chinandega-El Guasaule, y que dejó hasta ahora un saldo de ocho personas fallecidas.

El ingeniero Fernando Valle, Viceministro de Transporte e Infraestructura, confirmó que la Dirección General de Transporte Terrestre está estudiando el marco legal en materia de transporte, para aplicar las sanciones correspondientes a quienes resulten responsables del hecho sangriento que enlutó a varias familias.

“Estamos revisando en materia legal para saber si quitamos la concesión a los transportistas”, aseguró el ingeniero Valle, quien afirmó que también orientó al director de Transporte Terrestre que analice el caso del microbús placas MY 170, cuya fotografía fue publicada por EL NUEVO DIARIO en su edición del 19 de septiembre, “para aplicar las sanciones correspondientes”.

“En cualquier parte del mundo, cuando un conductor hace ese tipo de cosas se consideran sanciones bien severas”, dijo Valle, quien reiteró que las mismas serán ejemplares.

El viceministro de Transporte e Infraestructura explicó a EL NUEVO DIARIO que esperarán el dictamen formal de la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional, y “sobre esa base y la materia legal que está en nuestra competencia, se aplicará la sanción correspondiente, que puede ser la cancelación del permiso de operaciones”.

(Con la colaboración de Luis Alemán)