Luis Galeano
  • Managua |
  • |
  • |

El contralor Guillermo Argüello Poessy reveló ayer que “cosas raras” ocurrieron con la resolución de los Cenis, días antes que se fallara el pasado 13 de septiembre, pues él nunca antes conoció que se fuera a emitir presunción penal contra algunos ex directivos del Banco Central, por las subastas de bienes procedentes de los bancos quebrados, ni que salvaran al principal responsable: Noel Ramírez.

Indicó que el viernes 7 de septiembre, un día antes de verse afectado por una subida de presión que lo obligó a reposar por una semana, cuando él salió de la Contraloría lo único que conocía es que en la resolución “que no estaba supuesta a fallarse todavía”, se podía emitir presunción penal en contra de los ex directivos por la llamada “reingeniería financiera”, pero no por la subasta de bienes.

“Nunca ha sido objeto de análisis de esta Contraloría la subasta de bienes hasta el día viernes que yo me fui de aquí, eso te lo puedo asegurar”, dijo el colegiado ayer, quien se mostró completamente en desacuerdo con la resolución.

“Si el asunto de la subasta hubiese sido objeto de análisis, pues nos hubiésemos tardado muchísimo más en terminar la auditoría”, añadió el colegiado.

La presunción de responsabilidad penal es contra Silvio Conrado, Ricardo Parrales, Gilberto Cuadra, Benjamín Lanzas, Mario Alonso y Eduardo Montealegre, actual presidente de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), por haber causado un daño de manera intencional al Banco Central de Nicaragua y por ende al Estado, por el orden que supera los 5 mil millones de córdobas.

Salvaron a Ramírez
El único que se salvó con la resolución fue el ex presidente del BCN, Noel Ramírez, pero no porque no tenga responsabilidades, sino porque la caducidad que establece la Ley Orgánica de la Contraloría, de cinco años, para pronunciarse sobre un caso de manejo irregular de fondos, alcanzó la emisión de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis), según los contralores que resolvieron.

”Estas subastas se realizaron al margen de ley especial o procedimientos que permitieran salvaguardar los bienes, derechos e intereses del Estado. Esos bienes fueron vendidos en 316 millones 356 mil 155 córdobas, cuando su valor real superaba los 3 mil millones 400 mil córdobas. En otras palabras, se vendieron en menos del 10 por ciento de su valor real”, explicó el presidente de la Contraloría, Luis Ángel Montenegro.

“No podría explicarte qué fue lo que pasó en el tiempo que yo estuve ausente, pero lo cierto es que nunca se habló de presunción penal por la subasta… son cosas raras que pasan, pero así es, por dicha yo no participé de esa decisión”, dijo Argüello Poessy.

Ayer intentamos conocer la reacción de algunos de los contralores sobre las afirmaciones de su colega colegiado, pero ninguno contestó su celular. Sin embargo, EL NUEVO DIARIO tiene en sus manos un Informe Ejecutivo del 30 de junio pasado, en el cual menciona entre los hallazgos relevantes de la auditoría sobre los Cenis, “subasta de obras de arte sin evaluación del Instituto Nicaragüense de Cultura”. De estos hallazgos fueron notificados todos los ex directivos.

De la “reingeniería financiera”

Argüello, incluso, dijo que por la “reingeniería financiera”, la única parte que es criticable es el aumento de la tasa de interés a favor del Bancentro de 7.93 por ciento a 8.29 por ciento, pero que por lo demás no se puede hablar de delito.

“Eso es lo único que se puede criticar de esa operación, pero por lo demás es normal que cuando vos extendés un plazo, pagas más en concepto de interés”, dijo el contralor.

Por medio de la emisión de los Cenis, el Estado asumió una deuda de 492 millones 351 mil 335 dólares en 2001. Esa deuda, con la renegociación o “reingeniería” de 2003, en la que estuvo a la cabeza Eduardo Montealegre, se convirtió en 604 millones 271 mil 289 dólares, es decir, se aumentó en 111 millones 920 mil 289 dólares.

“Fijate vos, se estableció presunción penal contra Ricardo Parrales y Gilberto Cuadra, y no contra la persona que emitió los Cenis, que como dijo el presidente de esta Contraloría, es el principal responsable de todo lo que pasó, coincido plenamente con eso”, señaló Argüello.

“Se manda a los tribunales a Minchito (Benjamín) Lanzas, cuando los que se aprovecharon fueron los que pactaron intereses de 18 por ciento sobre los Cenis, el caso particular del doctor (Noel) Ramírez llama la atención, porque él fue el que pactó ese porcentaje con el Banpro, siendo su esposa directiva de ese banco, pero ya ves, se manda a procesar a otros”, agregó.

“Adelante, no soy valetudinario”
El contralor Argüello Poessy respondió a las declaraciones que brindó el diputado liberal Maximino Rodríguez, quien ofreció cárcel a los miembros del Consejo Superior por haber dejado caducar en parte el caso de los Cenis, indicando que los tribunales están abiertos y que cuando quiera, los acuse de lo que quiera.

“Si eso es lo que él va a hacer, pues adelante, como diría don Enrique (Bolaños) ‘que tantee’, aunque a mí, espero que no me manden a La Modelo por mi condición de incapacidad física o por mi edad, espero que al menos me traten como al ex presidente Alemán, con casa por cárcel, ciudad por cárcel o república por cárcel, como sea”, dijo jocoso el colegiado.

¿Que lo declaren valetudinario, pues?

No hombre, yo no acepto esa condición. Aunque tengo mil enfermedades, no soy valetudinario, sólo soy un hombre en una silla de ruedas, que es mejor tenerme en mi casa.


¿No le teme a la cárcel?
Es que a mí no me van a echar preso, y ojalá que el diputado Maximino pida que así como él cree que somos los responsables, pida al señor Fiscal de la República que procese a los que sí se vieron beneficiados con este asunto de los Cenis, y que incluya en eso a los que quebraron los bancos, a todos de una sola vez.