Fermín López
  •   Puerto Cabezas  |
  •  |
  •  |

Contradicciones con los familiares de los cadáveres hallados en cayos Miskitos, falta de alimentación, hospital improvisado colapsado, falta de analgésicos y equipo médico agotado son algunos de los problemas que enfrentan los damnificados de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

Según el jefe de capitanía Julio César Zapata, los cadáveres encontrados en cayos Miskitos aún no han sido vistos por la Fuerza Naval, pero que ahora se encuentran con un dilema, ya que éstos cuerpos sin vida podrían ser exhumados por el avanzado estado de descomposición.

Sin embargo, decenas de familiares se han plantado en el muelle para pedir el traslado de estos muertos y reconocer si se trata de sus parientes.

Desorden total
También existe un desorden total, ya que hay muchos barrios y comunidades que han sido afectados y no les han dado comida porque no han hecho censo detallado para la entrega de los suministros, por lo que la gente podría morir de hambre.

Por otra parte, el hospital improvisado ya colapsó, pues las cien camas y los 20 colchones que están en el suelo están ocupadas, por lo que algunos de los afectados son enviados a sus casa, pese a que necesitan atención médica.

La mayoría de los pacientes llegan con deshidratación, politraumatismo, quemaduras del sol y del agua de mar.

En tanto el personal de salud está agotado, pues desde que el huracán Félix dejó la costa Caribe, han trabajado 24 horas y no hay relevo. A esto se le suma la falta de analgésico, pues han tenido que recurrir a clínicas y farmacias privadas que han donado 400 ampollas y 500 jeringas.

(con la colaboración de Valeria Imhof y José Adán Silva)