Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Defensa Civil del Ejército de Nicaragua teme que a nuestro país le ocurra lo peor del invierno en este período lluvioso de 2008, que inicia en mayo próximo, según reveló el jefe de esa instancia, coronel Mario Perezcassar.

De acuerdo con el alto jefe militar, el Ejército ha analizado el informe sobre la temporada de huracanes que recién publicó la Universidad de Colorado, donde se pronostican 15 tormentas tropicales, ocho de las cuales se convertirán en huracanes en la ruta del Atlántico Norte.

De ellos, cuatro serían de gran magnitud por el calentamiento de las aguas de los mares, lo que provoca el fortalecimiento de los fenómenos.


Informe levanta temor
El equipo de la Universidad de Colorado, dirigido por el meteorólogo William Gray, con 25 años en la predicción de huracanes, modificó sus predicciones de fines de 2007 (que auguraban 13 tormentas tropicales y 7 huracanes) e informó que la cuenca del Atlántico tendrá una temporada de ciclones muy por encima del promedio.

Según Perezcassar, ellos toman muy en cuenta cada año los pronósticos de Gray, por ser acertados en más del 50 por ciento.

“Precisamente nos preocupa que este año se ha pronosticado más agitado que el año anterior (2007). Nosotros después que leímos el informe de Gray nos estamos preparando intensamente para el Plan Invierno 2008”, dijo Perezcassar.

Según el jefe de Defensa Civil, las perspectivas de que un fenómeno de gran magnitud afecte a Nicaragua en su período de invierno (mayo-noviembre) son de un 50 por ciento.


Sería tiro de gracia
“Según todos los estudios, según los análisis de las condiciones climáticas, Defensa Civil teme que este año sea peor, y como institución responsable nos estamos preparando para ese escenario”, expresó el militar, agregando que él quisiera que nada de ello ocurriera este año, porque el país “no soportaría otro huracán”.

“Han pasado más de seis meses desde que Félix golpeó la RAAN, y a pesar de los esfuerzos de la cooperación internacional y de la ayuda del gobierno, más de 120 mil casas y toda una infraestructura no ha sido restablecida después del huracán”, expresó.

Al preguntarle sobre los efectos de otro huracán en este año, Perezcassar dijo que ni siquiera quería imaginarlo, pero que Defensa Civil estaría preparada para evitar incluso los menores daños posibles, sobre todo en la protección de la vida humana en riesgo.

“De hecho, ya estamos preparando a las unidades locales de Defensa Civil para vigilar 996 puntos de riesgos críticos, que son sensibles a inundaciones, deslaves, corrientes y huracanes”, advirtió Perezcassar.

Poco dinero para emergencia
A pesar de las advertencias, Defensa Civil no ha recibido a nivel presupuestario un centavo de más para la cobertura especial de fenómenos de este tipo.

“Tenemos el mismo presupuesto asignado, pero contamos con el respaldo del Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres”, dijo Perezcassar.