•  |
  •  |
  • END

Las sanciones impuestas por la delegación del Instituto Nacional Forestal (Inafor) a los depredadores que ingresaron a la propiedad “Norma”, en el municipio de San Marcos, por el corte de tres árboles de cedro, no hizo mella pues dos semanas después los mismos acabaron con la vida de un centenario árbol de guanacaste.

El caso fue denunciado por el señor Alberto Baca Navas, dueño de la finca, quien no cabía en su asombro al enterarse que la misma delegada de Inafor, señora Lorena Reyes, que lo acompañó a poner la denuncia y gestionó el caso ante la Fiscalía Ambiental, fue quien autorizó el permiso para que se cortara en su propiedad el árbol de guanacaste.

“La propiedad estaba en litigio pero ya salió la resolución judicial que manda a que se me devuelva la propiedad ‘Norma’, sin embargo se cortaron los árboles de cedro y la Fiscalía, pese a que son árboles que están incluidos en la Ley de Veda no hizo nada y ahora me encuentro que ya con una resolución judicial a mi favor, hay en mi propiedad un árbol tumbado con permiso de aprovechamiento forestal del Inafor, es inaudito”, manifestó el señor Baca Navas.

EL NUEVO DIARIO visitó el lugar y en efecto encontró que las tucas de guanacaste estaban numeradas con el registro T:B 0002484 brindado por Inafor, tratamos de conocer la versión de la delegada Lorena Reyes, sin embargo no la encontramos en su oficina.


Sanciones de verdad
El señor Baca Navas manifestó que hará la respectiva denuncia ante las autoridades correspondientes, para que el daño ambiental que se hizo en su propiedad no quede impune.

“Es necesario, por no decir urgente, que las leyes se modifiquen y que no sólo se sancione con multas a los depredadores, porque al final no pagan las multas, que es la sanción, y no hay cárcel por deudas, así que se continúa en la impunidad dañando propiedad privada y al medio ambiente de todos, eso no puede continuar permitiéndose”, declaró.