Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

AFP y AP

La Dirección de Sismología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), alertó sobre un “enjambre’’ de sismos desatado por el temblor de intensidad 6.3 que sacudió el lunes el litoral Pacífico de Guatemala.

La actividad sísmica en Nicaragua se redujo el último año en 42.5%, aumentando el riesgo de que en cualquier momento se produzcan fuertes sacudidas o terremotos por acumulación de energía, advirtió este miércoles esa entidad.

“Nuestra red ha localizado 19 sismos en la región y una serie de réplicas en Guatemala tras el fuerte sismo del lunes, incluyendo dos mayores a los 5.2 grados’’, dijo Virginia Tenorio, jefa de la central sísmica del Ineter.

“Desde el año pasado hay pocos sismos y eso es peligroso, porque hay una acumulación de energía que en cualquier momento puede provocar un movimiento fuerte en el país”, afirmó.

Señaló que anualmente se producen un promedio de 1,900 a 2,000 sismos de magnitudes menores o regulares que tienen su epicentro frente a las costas del Océano Pacífico o en zonas poco pobladas de la cadena volcánica, que rara vez causan daños .

La línea comenzó a bajar de manera drástica en el 2007 con un registro de solo 1,150 sacudidas, una tendencia que parece mantenerse este año con 350 movimientos acumulados a la fecha, precisó la experta. “Hay días en que no hay un solo sismo”, indicó.

La experta recordó que es imposible predecir un terremoto, pero señaló que el Ineter reforzó el monitoreo del comportamiento telúrico de la región centroamericana, sobre todo tras sismo de 6.1 grados en la escala de Richter que sacudió el lunes Guatemala.

Las fallas sísmicas de Nicaragua son activadas por las placas Cocos y Caribe que atraviesan Centroamérica y están en constante movimiento.

La red sismológica nicaragüense comenzó a registrar movimientos telúricos significativos desde el domingo, luego vino el sismo del lunes frente costas de Guatemala y han continuado, explicó la experta.

Según Tenorio, dos sismos han ocurrido en Costa Rica, cinco en El Salvador, otros cinco en Guatemala y siete en Nicaragua, estos últimos con magnitudes entre 2,5 y 3,7.

La sismóloga recordó que en el país se registran en un promedio 5 temblores por día, la mayoría de una magnitud que no son sensibles para los humanos.

El país ha sido estremecido desde 1528 por alrededor de 30 fuertes sismos y terremotos, algunos acompañados de tsunamis, dos de los cuales destruyeron en 1931 y 1972 la capital, Managua.