•  |
  •  |
  • END

El vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo negó que el gobierno le haya otorgado asilo político a Lucía Andrea Morett Álvarez, la joven mexicana sobreviviente del bombardeo colombiano contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano.

El vicemandatario, quien acaba de regresar de Cancún, México, donde participó en una reunión empresarial, dijo que el caso de la mexicana trascendió en el foro porque el presidente colombiano Álvaro Uribe, en un tono de irrespeto, calificó a la joven como "terrorista".

Morales Carazo dijo que independiente de la ideología que tenga la mexicana "es una sobreviviente del ataque colombiano al campamento de las FARC y hay que darle gracias a Dios que no pereció donde murieron tantas personas y compatriotas".

El vicepresidente explicó que mientras se recupera "fue acogida acá -en Nicaragua- como una ciudadana que pidió quedarse varios días en el país, por lo que no es ningún asilo político, ya que ella no tiene ningún cargo ni nadie la está persiguiendo en México".
 
"Esto lo hablé con altos funcionarios del gobierno mexicano y medios de comunicación de ese país a los que les dije que la estadía de Lucía Andrea en Managua es un sentido humanitario del presidente Ortega", dijo el vicemandatario.

Según Morales Carazo, la Secretaria de Estado de México y el procurador mexicano dijeron que la joven no tiene ningún cargo en su contra, por lo que ella se puede ir a su país cuando quiera, sin correr ningún riesgo.

Uribe llegó a la casa de los muertos

Morales dijo que Uribe llegó a la casa de los muertos mexicanos a calificarlos de terroristas, "olvidando que primero esos temas los debió haber conversado en privado con el presidente Calderón".

Los diferentes partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil mexicana reaccionaron contra el mandatario colombiano, "pero creo que eso no afecta las relaciones entre ambos países".

El presidente de México con mucha sabiduría, habilidad y prudencia dijo que no se podía adjetivar ni atribuirle participación de tipo terroristas a sus ciudadanos mexicanos, mientras no se haya realizado una investigación adecuada.