•  |
  •  |
  • END

La comercialización de petróleo venezolano por la vía de Petronic, --una empresa estatal-- y de Albanisa --una sociedad anónima donde el Estado tiene el 40 por ciento de las acciones--, está generando una deuda pública secreta y un presupuesto paralelo, conforme a investigaciones de EL NUEVO DIARIO y las consideraciones del economista José Luis Medal.

El acuerdo entre el Estado de Venezuela y de Nicaragua, ratificado por la Asamblea Nacional de ambos países, contempla la comercialización de combustible, cuya factura se pagará de contado en un cincuenta por ciento, mientras la otra mitad se distribuye en dos vías: los fondos Alba (25 por ciento) y los fondos Alba Caruna (25 por ciento), pagaderos a un plazo de 25 años, con dos de gracia.

La comercialización se realiza a través de Petronic, empresa estatal arrendada a Glencore, compañía que gozaba de un contrato desde los tiempos de Arnoldo Alemán. Nunca se conoció este contrato de arrendamiento. Tampoco se conoce cómo fueron resarcidos estos empresarios que han sido desalojados de Petronic por las nuevas autoridades sandinistas, según fuentes consultadas por END.


De tesorero a tesorero
Los flujos de caja de Petronic también son secretos. Esta entidad se hizo famosa durante la administración Alemán por las notas de crédito giradas por Byron Jerez, -ex tesorero del PLC que pagaba Petronic como adelanto a impuestos, dinero que terminaba pagando las deudas de la familia Alemán y las campañas electorales del PLC, entre otros manejos fraudulentos y malversaciones.

Ahora lo único que se conoce es que el presidente de Petronic es Francisco López, tesorero del FSLN y vicepresidente de Albanisa, en representación del cuarenta por ciento de acciones que le corresponden al Estado de Nicaragua. López es un personaje absolutamente ligado a la familia Ortega-Murillo.

También se conoce que Petronic paga de contado el petróleo que compra a Venezuela y que es Albanisa la que destina el cincuenta por ciento a Petrocaribe, el 25 por ciento a los Fondos del Alba (mancomunados con Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua) y el 25 por ciento a Alba Caruna, que ha colocado al menos seis millones de dólares en créditos agrícolas y está financiando “las calles para el pueblo” a través del FISE, según lo dicho por Nelson Artola, titular de dicha entidad.

Del giro propio del negocio de Petronic, por el cual, en tiempos de Jorge Solís Farias se pagaban en impuestos 7 millones de córdobas mensuales, tampoco se sabe nada en la elaboración del Presupuesto, ahora cuando el precio del petróleo debe haber suplicado o triplicado esas operaciones.

Ortega confirmó deuda pública

A pesar del secretismo que priva en estas transacciones, lo que sí resulta claro es que se está generando deuda pública. El presidente Daniel Ortega reconoció el 30 de octubre de 2007, en su discurso ante el plenario de la Asamblea Nacional, que Gecsa, empresa estatal generadora de energía, recibió en 2007 US.9 millones de dólares en créditos de parte de Albanisa, dinero proveniente de la comercialización de petróleo venezolano a través de la empresa estatal Petronic.

“Gecsa ustedes saben lo que es, Gecsa, hermanos nicaragüenses, es clave para operativizar lo que es el suministro de energía, y Enatrel es clave para repuestos y distribución. Estas dos empresas han recibido hasta la fecha... Gecsa, por ejemplo, ha recibido 21 millones en crédito; aquí se hace una política de crédito para que pueda respirar Gecsa, y en total realmente ha recibido 28 millones, 931 mil 048 dólares con 32 centavos, y tiene un saldo en estos momentos de 21 millones. Está debiendo y ¡nadie la está apurando para que pague!”, se ufanó Ortega.

Ortega continuó: “Nadie está amenazando a Gecsa, como Unión Fenosa amenaza a los usuarios con ir a cortarle la energía. Nadie amenaza a Gecsa de parte de Albanisa, en decirle: “Ve, no te sigo prestando si no me pagás.” No, ahí está; pagará cuando pueda”.

De igual modo, detalló otros préstamos a empresas del Estado: “ Para Enatrel, un crédito de 2 millones 500 mil dólares; y para cooperativas, hay un crédito de 1 millón 823 mil 888 dólares, incluyendo otro millón 322 mil dólares; esto para cooperativas que puedan colocar y que ya están colocando créditos entre los pequeños productores, con un máximo de 8% de interés. Fíjense bien, y queremos que ese préstamo sea mucho mayor, con intereses máximos del 8%. Como vemos, si sumamos estas cifras, ahí no más, tenemos más de 30 millones de dólares que está ejecutando Albanisa de esa forma”.

Los petrodólares que en 2007 fueron ejecutados por Albanisa ahora son ejecutados por Alba Caruna, una entidad privada que financia proyectos públicos, mientras se conoce que hay un estancamiento de la ejecución presupuestaria oficial y se teme que este flujo de dinero esté siendo el catalizador de una espiral inflacionaria.