Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Abogados de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, y el juez Tercero de lo Civil de Distrito de Managua, Napoleón Sánchez, andan tras los bienes de la distribuidora de energía eléctrica Unión Fenosa, para ampliar el embargo preventivamente hasta por un monto de 25 millones de córdobas.

El embargo trataron de trabarlo el viernes con el edificio Pellas, pero no fue posible, y el judicial dejó abierta el acta para llevarlo a cabo en cualquier momento, en otros bienes.

La directora legal de Enacal, María Marvis Jirón, y el juez Sánchez, se presentaron el viernes al edificio Pellas para embargarlo, donde fueron atendidos por el gerente de Comunicación, Jorge Katín, quien les explicó que los representantes de la compañía no se encontraban y que la edificación no es propiedad de Fenosa.

En declaraciones a medios de comunicación, la presidenta de Enacal, Ruth Selma Herrera, confirmó ayer que trabarán el embargo, porque están teniendo muchos problemas por interrupciones de energía eléctrica.

Añadió que el servicio de agua está enfrentando problemas en los distritos cinco y seis, los cuales son densamente poblados y donde el líquido llega por pocas horas, debido a la falta de energía eléctrica en los pozos.

En declaraciones a radio La Primerísima, Herrera dijo ayer que Unión Fenosa les pone el pretexto de que donde están los pozos hay una morosidad alta en el pago del servicio de energía eléctrica, por lo cual deciden suspender el servicio, lo que deja al sector también sin agua potable.

Éste es el caso del Mercado Oriental, donde el servicio de energía eléctrica está cortado y esto afecta también el suministro de agua.


Vienen más demandas
La presidenta de Enacal dijo a la emisora que vienen más demandas contra Unión Fenosa, pero que las harán por la vía judicial o penal, porque si las tramitan ante el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, y el Tribunal de Apelaciones, Unión Fenosa se ampararía y no cumpliría.

Precisó que la próxima demanda podría ser por 20 millones de córdobas, por los cortes arbitrarios y daños a pozos de Managua, Estelí, Masaya, Granada y León.

La funcionaria de Enacal indicó que la empresa a su cargo paga a Fenosa cerca de 53 millones de córdobas al mes por energía, y no pueden explicar a la población que no le suministrarán agua por falta de energía eléctrica.


La versión de Fenosa
Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Unión Fenosa, dijo ayer a EL NUEVO DIARIO que el embargo que intentaron trabar el viernes contra la distribuidora eléctrica no se pudo concretar porque en primer lugar los representantes de la empresa no estaban, y el edificio donde están las oficinas no es propiedad de la firma española.

El vocero de la distribuidora de energía eléctrica dijo que explicó a la representante legal de Enacal que le extrañaba la actitud que estaban tomando, porque Unión Fenosa lo único que hizo fue apelar una resolución que emitió el INE, algo a lo que la ley les da derecho sobre una decisión con la que no están de acuerdo y que no es motivo para ejecutar un embargo.

La distribuidora de energía recurrió de amparo ante la Corte Suprema de Justicia contra la resolución del INE, que manda a Fenosa a pagar los daños ocasionados a los equipos de bombeo de Enacal.

Katín agregó que también les hizo ver al juez y a la representante de Enacal, que quieren ejecutar un embargo por 25 millones de córdobas, que la Empresa Aguadora le debe a Fenosa 140 millones de córdobas por servicio de energía eléctrica.

Añadió que la actitud de Enacal no se corresponde con el trato especial que Fenosa le ha dado a la Empresa Aguadora, porque pese a la deuda no le ha cortado el servicio de energía.

Aseguró que la deuda de Enacal es por los tres primeros meses del año y un remanente del año pasado, que suman 140 millones de córdobas.


Inoportuno por negociaciones, dice Katín
El Gerente de Comunicación de Fenosa también consideró inoportuna la decisión de ejecutar un embargo preventivo contra la distribuidora de energía, porque están a dos semanas de firmar un acuerdo por medio del cual el gobierno se convertiría en accionista de la empresa eléctrica.

El gobierno negocia actualmente la compra de un porcentaje de las acciones de la distribuidora eléctrica, que podría ser del 16 por ciento, aunque el procurador Hernán Estrada indicó que pretenden obtener más que eso.

Katín dijo que el gobierno y Unión Fenosa firmarán el 30 de abril el protocolo de entendimiento, en el que se dejaría establecido la participación accionaria que tendrá el Estado en la distribuidora eléctrica.

Sin embargo, Ruth Selma Herrera señaló ayer que el embargo judicial y las demandas futuras no tienen nada que ver con la negociación entre Unión Fenosa y el gobierno, además de que tampoco constituye ningún mecanismo de presión para favorecer al Estado en las pláticas que llevan a cabo.