Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Albanisa le prestó en esta semana a las empresas generadoras de energía del Estado un millón de dólares para evitar racionamientos en este mes, aseguró el presidente Daniel Ortega, quien calificó el préstamo como “solidario gracias al ALBA”.

“Ayer por la tarde tuve que aprobar, gracias al ALBA, gracias al pueblo de Venezuela, que se dispusiera de un millón de dólares que Albanisa le presta a las empresas generadoras del Estado para que se pueda seguir generando en este mes”, expresó el mandatario, quien se ha rehusado a llevar estos préstamos a la Asamblea Nacional para su respectiva aprobación, pues constituirían deuda pública.

El presidente Ortega hizo la afirmación anterior ayer en un acto público, en una sesión “del pueblo presidente” realizada en el barrio capitalino de Villa Libertad.

Éste no sería el primer préstamo que Albanisa le hace a una de las generadoras de energía. Gecsa recibió en 2007 nueve millones de dólares en créditos de parte de Albanisa, dinero proveniente de la comercialización del petróleo venezolano a través de la empresa estatal Petronic.

Albanisa (ALBA de Nicaragua, S.A.) es una empresa mixta, filial de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa). El 55 por ciento de las acciones de Albanisa son de PDV Caribe, y a la Empresa de Petróleos de Nicaragua (Petronic) le pertenece el restante 45 por ciento. Albanisa está encargada de la construcción de la refinería que prometió el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Según el economista José Luis Medal, la comercialización del petróleo venezolano por la vía de Petronic y de Albanisa genera deuda pública y un presupuesto paralelo. En 90 días Petronic le paga a Albanisa, que paga a su vez el 50 por ciento de la deuda a Pdvsa. El otro 50 por ciento se divide en dos: un 25 por ciento se va a los fondos del ALBA y el restante 25 por ciento a ALBA-Caruna.


También Unión Fenosa
“Queremos resolver con Unión Fenosa”, expresó Ortega, en referencia al acuerdo que están pactando con la transnacional que incluye la participación del 16 por ciento del gobierno en la empresa.

El gobierno sandinista planteó a Unión Fenosa Internacional la compra de acciones a cambio de la deuda de 70 millones de dólares que esta distribuidora tiene con el Estado.