Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

Furioso y vulgar reaccionó el controversial alcalde de Chinandega, Julio César Velásquez Bustamante, contra este corresponsal, a quien amenazó “con pasarle la cuenta”, cuando buscaba su versión de la denuncia del dirigente sindical de la comuna, Juan Solís, quien fue encañado por el edil la mañana del sábado en el plantel municipal.

A las 9:35 de la mañana del domingo, el edil sandinista bajó de la lujosa camioneta Toyota Prado, propiedad de la comuna, y se negó a dar su explicación de las amenazas de muerte contra Solís, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Unidos de la Alcaldía de Chinandega, que aglutina a 150 empleados afiliados a la Central Sandinista de Trabajadores (CST) “José Benito Escobar”.

Frente a su casa ubicada cerca de la estación gasolinera Esso On The Run, en el barrio San Agustín, el edil rojinegro corrió a este redactor, pretendiéndose el dueño de la ciudad, en una expresión de soberbia e inmoralidad.

“Buscá otra forma de ganarte la vida, te voy a ‘pasar la cuenta’, gritó furibundo Velásquez Bustamante”, quien se tocaba la cintura, tratando de sacar su arma de fuego.

El alcalde profirió sus amenazas contra este periodista ante varios vecinos y el corresponsal de El Diario Hoy, Saúl Martínez Llanes.

Mensajes amenazantes

Recientemente, desde un cyber café o un teléfono móvil, este corresponsal recibió mensajes amenazantes de parte de una persona que se identificó como: “Tu Martirio”.

“Te voy a envenenar la comida, a embrujar, tené cuidado con lo que escribís. Desgraciado, cuidate. Te tengo en la mira. Recordá que está de moda matar a periodistas, podés terminar como la María José Bravo, de La Prensa”, son, entre otros, los textos enviados al teléfono celular de este redactor”.

En agosto de 2005, el conductor de Diego Urcuyo, ex administrador de la Alcaldía de Chinandega, amenazó de muerte a este periodista en la Plaza “Salomón Ibarra Mayorga”, al concluir una marcha contra EL NUEVO DIARIO, organizada por el actual diputado sandinista Marcelino García Quiroz, implicado en el escándalo del “bananazo”.

En Chinandega se sabe que Velásquez Bustamante es ahijado político de García Quiroz, quien está en desgracia ante la pérdida de once de trece candidatos a alcaldes de este departamento, incluyendo el de su municipio natal, Santo Tomás del Nance.

Alcalde pistolero

El sindicalista Juan Solís relató a END que el cinco de abril del corriente año se venció el convenio colectivo, por lo que citaron al alcalde para negociar, pero éste se negó.

“El jueves nos presentamos a una cita con él para iniciar las negociaciones, pero nos dejó burlados, por lo que acudimos ante la delegación del Ministerio del Trabajo de León a solicitar conciliación. Eso no le gustó al edil, quien antojadizamente citó a una reunión a los empleados, en general, pero se la desmontamos porque pretendía engañarnos”, dijo el dirigente sindical.

Agregó que en represalia, el alcalde lo expulsó del edificio de la comuna, y la mañana del sábado en el plantel municipal, junto a los otros cinco dirigentes sindicales, exigió al edil el cumplimiento de la resolución de la Contraloría General de la República, que manda a despedir a su cuñado Ismael García, financiero de la Alcaldía.

“No sabemos por qué protege a su cuñado, a quien quiere trasladar al plantel municipal. Cuando le reclamé, Julio Velásquez Bustamante se enojó, me tiró un golpe, sacó la pistola de la camioneta, la puso bala en boca y me la colocó en el pecho, y gritó que me iba a disparar. Después me retó a los golpes y me dijo que me prepare para cuando me mire en la calle. Actuó con bajeza, nunca un alcalde había amenazado con una pistola a un trabajador”, expresó Solís.

Anunció que hoy lunes denunciará al alcalde de Chinandega por amenazas de muerte ante la Fiscalía y ante la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega.