• |
  • |
  • Eduardo Marenco / emarenco@elnuevodiario.com.ni

Dos economistas independientes expresaron hoy su respaldo a la idea de que el Estado de Nicaragua renegocie la deuda interna. Mientras el especialista Néstor Avendaño consideró que la propuesta del presidente Daniel Ortega es limitada y debe alcanzar una “reestructuración soberana” de la deuda interna pública, el ex ministro de Hacienda, Eduardo Montiel, apoyó una renegociación con profesionalismo, análisis técnico y sin soluciones políticas fáciles.

La propuesta de renegociación de la deuda interna con la banca nacional, formulada por el presidente de la República, Daniel Ortega, es tímida y debería incluir más acciones legales, recomendó el economista independiente Néstor Avendaño.

Una de las mayores cargas en el Presupuesto General de la República es la deuda interna –compuesta por bonos bancarios originados en los Cenis, Bonos de Pagos por Indemnización y otros títulos-, cuyo servicio pendiente para el período 2007-2008, es de un mil quinientos millones de córdobas.

Ante el desastre nacional y la emergencia humanitaria ocasionada por el huracán Félix y dos meses de lluvias intensas, el presidente Ortega ha solicitado apoyo legislativo y a los bancos para una moratoria de dichos pagos; así como un período de gracia de dos años para renegociar esta deuda interna, en función de destinar recursos a favor de las víctimas.

Aclarar los ilícitos

Avendaño consideró la propuesta de Ortega, como un primer paso adecuado “pero bastante limitado” ya que a su juicio, “el presidente debió actuar de una forma más directa para que la Procuraduría General de la República colocara sendas denuncias de la Contraloría en los juzgados capitalinos”.

La Contraloría denunció de nulidad la emisión de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, al mismo tiempo que estableció prensunción de responsabilidad penal a Eduardo Montealegre, ex ministro de Hacienda y resto de directivos del Banco Central, que negociaron el refinanciamiento de dichos títulos durante la administración Bolaños.

Avendaño considera que hace falta una suspensión de pagos de la deuda interna, así como una revisión integral de todas las cuentas del Estado y de las deudas con acreedores privados domésticos, lo que incluye los BPIs, bonos originados en la compensación a confiscados durante el régimen sandinista.

Suspensión de pagos

“Es necesaria la suspensión de los pagos de la deuda interna, la cual se ha distinguido por grandes acciones ilícitas”, aseveró Avendaño.

El economista, autor de un estudio sobre el origen de los Cenis, abogó por una “reestructuración soberana” de la deuda pública interna, y no una financiera como la efectuada por el ex banquero Eduardo Montealegre.

“Una vez aclarado todos los ilícitos”, apuntó Avendaño, “el Estado debe pagar los justo a la tasa mínima de interés y al mayor plazo posible”, en función de aumentar los recursos destinados para la emergencia humanitaria nacional.

Por tal razón, consideró Avendaño, la propuesta del presidente Ortega es apropiada pero tímida, por lo que a su criterio, el mandatario no está siendo bien asesorado al respecto.

Montiel: Hay que hacerlo con profesionalismo

El ex ministro de Hacienda, Eduardo Montiel, consideró que el tema es muy complejo y se viene arrastrando desde años atrás, “pues nació con problemas desde su génesis”.

“Hay que reestructurar la deuda interna, pero profesionalmente, con análisis técnico y sin respuestas políticas fáciles”, reiteró Montiel, quien advirtió que países como Argentina y Rusia, quienes suspendieron sus pagos de deuda externa, sufrieron un deterioro en el ranking de riesgo país.