•  |
  •  |
  • END

Por segunda vez, las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, restringieron el acceso a sus instalaciones al periodista de El NUEVO DIARIO, Melvin Martínez, bajo el único argumento de que la medida obedecía a “órdenes superiores”.

La primera vez fue a comienzos del mes. Días antes fuimos alertados de que hasta una fotografía se le entregó al personal de seguridad del Complejo “Concepción Palacios”, sede central del Ministerio de Salud, Minsa, para facilitar la identificación del que calificaron como “non grato” para la institución.

Al comenzar esta semana, el lunes, Martínez pidió a la Dirección de Relaciones Públicas una entrevista con un funcionario. Como resultado de esa gestión, Maritza Tellería, la vocera, le dijo que sería atendido ayer. Al llegar a la recepción, Martínez se identificó con el guarda de la caseta de seguridad, quien lo retuvo bajo el argumento que “revisaría si estaba habilitado” para ingresar a las oficinas.

“Usted no puede ingresar”

Martínez relató que tras hacer una llamada, el guarda le confirmó que en efecto no había ingreso para él. “Yo reclamé, y me dijeron que se trataba de órdenes superiores”, relató el periodista de este rotativo.

En medio de los reclamos, llegó un equipo de Canal 2, que confirmó que Martínez tenía restricciones ordenadas por altas autoridades de la institución. “Antes de llegar al Minsa, cuando hablé con la señora Tellería, ella me dijo que me estaban desinformando sobre mi acceso, que no existía ninguna restricción, y ya ves”, comentó el redactor.

El corto diálogo que Martínez sostuvo con el guarda, fue el siguiente:

¿Sos Melvin Martínez, de EL NUEVO DIARIO?
Sí, soy Melvin.

Dejame consultar, porque creo que se mantiene la orden.

Hablé con la relacionista pública y me dijo que no hay ninguna orden de no permitirme ingresar.

(Una vez que hizo la consulta telefónica, no hubo dudas). Le dijo tajantemente:

Ah, pues sí, no podés entrar y yo sólo cumplo órdenes.

Es una institución pública que se mantiene con los impuestos de los ciudadanos y del dinero que se recibe de los donantes internacionales.

Entendeme a mí, que mi trabajo es sólo cumplir órdenes…

De ahí, todo fue inútil, ni la misma Tellería respondió las llamadas del redactor. En su oficina argumentaron que se encontraba en “una importante reunión”.

Amenaza cumplida

La medida llevada a la práctica ayer por las autoridades del Minsa fue en cumplimiento a la orden expedida el 9 de abril, durante una reunión en la que autoridades del Minsa acordaron obstaculizar el trabajo periodístico del redactor de END, porque a sus criterios, el tratamiento de Martínez al Minsa “no es saludable”.

“No entiendo, si lo único que he hecho con mi trabajo es cumplir con informar”, dijo el redactor, quien adelantó que mantendrá su independencia, y que este atropello sólo lo compromete más con los lectores de este diario de circulación nacional.

La escalada contra la libertad de prensa no parece encontrar freno para las autoridades de esta administración. Cuando aún estaba en pleno un juicio malintencionado contra el diario La Prensa, hace una semana, el corresponsal de este rotativo en Chinandega, Róger Olivas, fue victima de agresión verbal y amenazas de muerte de parte del alcalde sandinista de esa ciudad, Julio César Bustamante, porque se declaró “inconforme con sus publicaciones”.