•  |
  •  |
  • END

San Francisco, California

Después que concluyó la Santa Misa dominical del mediodía en la iglesia St. Finn Barr, en San Francisco, California, con el padre José Corral en co-celebración con el padre Mateo Suazo, su invitado de Malacatoya, Granada, más de doscientas personas de la feligresía pasaron al salón de actos de la iglesia para participar en una alegre kermés de apoyo al padre Suazo en la construcción de la iglesia San José, en Malacatoya, cuya estructura se encuentra casi terminada, pero faltan bancas y toques finales al altar, según nos dijo el mismo sacerdote.

Llegaron nicas procedentes de todas partes del área de la bahía de San Francisco, muchos nativos de Malacatoya, que dijeron a END que llegaban de Sacramento, Fremont y otras ciudades del norte de California y distantes de San Francisco, pero que hacían el viaje con entusiasmo para colaborar por la causa de su tierra, que es una zona rural muy pobre y casi abandonada por las autoridades municipales, en este caso Granada, puesto que Malacatoya está enclavada en ese departamento.

De otras nacionalidades y amigos de Nicaragua, estuvieron apoyando Rufino Ramos y Max Mendoza, presidente y primer vicepresidente del Club de Leones Hispano de San Francisco, cubanos de origen que se hicieron presentes con sus familias, y quienes subieron al estrado del recinto a ofrecerle una banca al padre Mateo, cuyo precio es de unos 150 dólares, al mismo tiempo los dirigente leones, aprovecharon la ocasión para entregar una placa de reconocimiento al Dr. José María “Chema” Ibarra (de Los Ramblers de Nicaragua) por haber sido el fundador del Club de Leones Hispano de San Francisco, en 1987.

La kermés resultó exitosa gracias a la colaboración de muchos voluntarios, que tuvieron rifas con excelentes premios y ventas de artículos donados, todo para la misma ayuda al padre Mateo Suazo y su obra de Malacatoya, que puede ser vista en Internet en www.aquinicaragua.com .

Paisanos de todas las edades disfrutaron de sabrosos almuerzos, desde nacatamales, gallo pinto con chancho y tajadas, indio viejo, vigorón y mucho más. La comunidad pinolera también bailó temas del folclor y regionalismo nacional.