•  |
  •  |
  • END

EL PAÍS / Madrid

Ronaldo no sospechaba que su noche de sexo iba a terminar en comisaría. El jugador, que se encuentra en Brasil recuperándose de una lesión en su rodilla izquierda, decidió correrse una juerga en un hotel con el sugestivo nombre de Pavillon. Allí ocupó una de las habitaciones con una prostituta y, ya instalado, decidió llamar a dos más.

Metido en faena, Ronaldo descubrió que, en realidad, quienes le acompañaban eran tres travestis, por lo que decidió pagar su desplazamiento y deshacerse de la compañía. Pero a uno de los travestis los 1,000 reales no le parecieron suficientes y amenazó con armar un escándalo y acusarle de consumo de drogas si no le daba más. Al final, el futbolista y los travestis acabaron en comisaría.

El jefe de prensa del jugador distribuyó el martes un comunicado con el objetivo de aclarar que Ronaldo “nunca consumió drogas” y denunciar que era víctima de una “extorsión”. Según la declaración de Ronaldo, facilitada por la Policía, uno de los travestis pretendía recibir 50,000 reales por no hacer pública esta historia.


Agradece “decencia” de autoridades
En el comunicado el futbolista “agradece la decencia de la autoridad que preside el hecho” y advierte de que si es necesario tomará medidas legales. El travesti fue identificado como Andre Luis Ribeiro Albertino (conocido como Andrea Albertino) en la comisaría de la Policía de Río de Janeiro en el lujoso barrio de Barra de Tijuca.

En su versión, Albertino afirma que Ronaldo le mandó a comprar drogas en la favela Ciudad de Dios, mientras el futbolista permanecía en el hotel con los otros dos travestis. Ronaldo se ha justificado ante los aficionados asegurando que está pasando por problemas psicológicos debido a su convalecencia.

El jugador del Milán fue operado el 14 de febrero en el hospital Pitie Salpitriere, de París, de una rotura total del tendón rotuliano de la pierna izquierda, que se produjo en el partido de Liga de su equipo cuando jugó contra el Livorno. El brasileño fue operado de la misma lesión, pero en la otra pierna, en 2000.

“La operación ha ido bien, pero es difícil decir cuándo volverá a jugar Ronaldo. Calculo que en nueve meses”, dijo Saillant, uno de los médicos que le operaron. El futbolista obtuvo un permiso del Milán para recuperarse de la lesión en Brasil. A sus 32 años, muchos aseguran que con esta dolencia ha llegado el final de su carrera.