•  |
  •  |
  • END

El presidente de la República, Daniel Ortega, dijo ayer que la Contrarrevolución se ha reactivado con apoyo del gobierno de Estados Unidos, y aseveró que desde los medios de comunicación se incita a la violencia “para reeditar la historia del Chile de Salvador Allende”, ex presidente chileno que murió inmolado en La Moneda, Casa Presidencial, después de ser víctima de un golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973.

Durante el acto de celebración del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores --efectuado la noche de ayer--, Ortega aseguró que detrás de los disturbios de Bilwi el pasado cuatro de abril, estaban agentes del imperialismo que actúan con sus redes entre la sociedad civil y los medios de comunicación, a los que acusó de incitar a la violencia.

Ortega añadió que en esta vasta conspiración en su contra hacen parte los autoconvocados de la sociedad civil y la alianza democrática de Arnoldo Alemán y Eduardo Montealegre, con apoyo de Estados Unidos.

“Los eligió el imperio”
“Y a esos de la sociedad civil, ¿quién los eligió?”, preguntó el mandatario ante miles de simpatizantes sandinistas en la Plaza de la Revolución. “Los eligió el imperio”, se contestó.

Ortega fue reiterativo al compararse con Salvador Allende, insinuando que hay interés de atentar contra su vida, al igual que en diciembre pasado comparó a su esposa Rosario Murillo con Benazir Bhutto, asesinada recientemente en Pakistán, para insinuar que desde los medios de comunicación se planeaban atentados en su contra.

Durante la celebración no hubo ningún anuncio oficial respecto al encarecimiento de los precios de los alimentos, ni de la inflación, ni de la pérdida de empleos por las maquilas que abandonan el país. Los empleos que se perderán fueron calculados en 15 mil por parte de Ortega, que responsabilizó a la tiranía del capitalismo por la pérdida de esos puestos de trabajo.

Porras: “Somos sindicatos del gobierno”
Por su parte, el diputado sandinista y dirigente del Frente Nacional de los Trabajadores, Gustavo Porras, llamó a los trabajadores a pelear por sus salarios y convenios colectivos, pero más que nada, a pelear contra el neoliberalismo.

Porras también desafió a quienes consideran al FNT como sindicato blanco. “Nos llaman sindicatos blancos. ¿Sindicatos blancos?... ¿Y?... Somos sindicatos rojinegros, y éste es nuestro gobierno”, afirmó Porras, quien llamó a una reforma tributaria para que paguen los ricos y los que nunca han pagado, como “los Chamorro” de “los periódicos”.

Antes de la alocución de Ortega, una ciudadana tomó la palabra para pedir que los corruptos que ganan megasalarios desde sus puestos de ministros en el gobierno dejen sus cargos, sin especificar de quiénes se trataban, y sin encontrar respuesta de parte de Ortega.

La población reunida pidió a gritos que saliera Unión Fenosa del país, y Porras aseguró que ese es el plan, pero con una estrategia que incluye que el Estado adquiera el 16 por ciento de las acciones, y posteriormente más acciones; hasta lograr que la transnacional se vaya del país, sin tener que pagarle 300 millones de dólares en compensación.