•  |
  •  |
  • END

El atentado contra su derecho al trabajo y al ejercicio profesional que sufriera el periodista Melvin Martínez, de EL NUEVO DIARIO, por órdenes del ministro de Salud, Guillermo González, representa la expresión más clara y evidente de violación a la libertad de prensa, según criterios de la doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, institución ante la cual el director de este rotativo, licenciado Francisco Chamorro, denunció el abuso cometido.

Las dificultades que Nicaragua pasa “no justifican bajo ningún punto que se cierren las puertas al periodismo para dar este tipo de información”, aseguró Chamorro, luego de presentar la denuncia ante la doctora Núñez y el doctor Gonzalo Carrión, Coordinador del programa de defensa y denuncia de ese organismo.

Para el director de EL NUEVO DIARIO, la orden del Ministro de Salud contra el periodista Martínez no sólo perjudica al gobierno, sino que aumenta la política de secretismo con respecto a la sociedad en general. “No abona en nada, sino que agudiza la cada vez más preocupante relación entre los medios de comunicación, los periodistas y sus fuentes gubernamentales”, expresó.

Chamorro recordó que una de las funciones del periodismo independiente es el escrutinio sobre los poderes del Estado. “El secretismo favorece la corrupción, porque no está abierto a la luz pública”, reflexionó.

Reiterados atropellos
El periodista Melvin Martínez, quien por varios años ha cubierto el área de Salud, ha señalado en sus escritos críticas a la política de salud gubernamental, la falta de medicamentos y el trato que las autoridades dan a los trabajadores, lo que al parecer fue motivo de disgusto para el ministro Guillermo González, quien ordenó al personal de seguridad del Minsa impedir el ingreso al redactor de EL NUEVO DIARIO.

“Esta decisión violenta la libre práctica del periodismo y la libertad de expresión”, aseguró Martínez, quien relató a los funcionarios del Cenidh cómo las autoridades del Minsa han desatado una campaña en su contra.

“El ministro decidió prohibir mi ingreso al Minsa, molesto por los artículos críticos al sistema de salud, a la falta de medicamentos y a la represión contra el gremio médico pro salario”, indicó Martínez.

“No quieren que la población se dé cuenta de sus debilidades, no les gusta que (los periodistas) señalen sus defectos y sus errores”, expresó el director de EL NUEVO DIARIO, Francisco Chamorro, quien instó al ministro de Salud, Guillermo González, a reflexionar y cambiar su actitud, asumiendo una posición responsable, tal y como lo hizo el alcalde del municipio de Chinandega, quien se vio envuelto en un incidente con el periodista Róger Olivas, a quien amenazó de muerte. “El alcalde pidió disculpas, las aceptamos y no pasó a más; que eso mismo suceda con el Ministro de Salud”, señaló.

Preocupante retroceso
Para la doctora Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, el atropello que sufrió el periodista Martínez es “un retroceso en materia del ejercicio de la libertad de expresión que tanta sangre, esfuerzo y empeño costó al país”. Núñez dijo estar preocupada porque “uno de los derechos humanos que caracterizan la existencia de mayor o menor democracia en el país, está siendo cada día más vulnerado y atacado”.

Según la defensora de derechos humanos, “Nicaragua entró en el ranking de los países más pobres, corruptos, menos viable para la inversión extranjera y violadores al derecho de la libertad de expresión”.

La doctora Núñez confirmó que la denuncia será trasladada al relator sobre libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con el ánimo de que formule un llamado al gobierno para que rectifique su política hacia los medios de comunicación.

Libertad de expresión en peligro
Mientras tanto, el director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Marcos Carmona, mostró su preocupación por el riesgo que enfrenta la libertad de expresión con el gobierno de Daniel Ortega. “La libertad de expresión está en riesgo en este gobierno, pues todos hemos visto las diferentes agresiones de la que son objeto los periodistas por dar la información a los nicaragüenses”, expresó Carmona.

Indicó que las actitudes arrogantes y prepotentes de los funcionarios públicos limitan el acceso a la información que ellos están obligados a presentar, mientras la ciudadanía necesita saber en qué se está invirtiendo el dinero que cada día tanto cuesta ganarse, para mantener los enormes salarios de los ministros y sus allegados.

“Todos los periodistas deben cerrar filas en esta situación y demandar al gobierno que respete la libertad de prensa y de expresión, porque actitudes como la de la dirección del Minsa no contribuyen a que haya una democracia y se respete el Estado de Derecho”, dijo el defensor de derechos humanos en el caso del periodista Melvin Martínez.

Mercedes Rivas, Presidenta del Colegio de Periodistas, indicó que situaciones de este tipo no pueden seguirse dando, y el ministro debe rectificar.

Señaló que en nombre del Colegio habló con Maritza Tellería, la divulgadora del Minsa, y apeló para que el Ministro rectifique su actitud, por lo que confían en el raciocinio y profesionalismo del funcionario.

“Lo hacemos por Melvin y los miles de Melvin que en el ejercicio de la profesión ejercen la libertad de expresión y buscan tener informada a la población”, dijo Rivas.