•  |
  •  |
  • END

Un nicaragüense se encuentra entre los primeros hombres del mundo que desafió la gravedad, cumplió los sueños de DaVinci expuestos en sus esbozos para imitar el vuelo de los pájaros, comprobó en carne propia la hazaña de los hermanos Wright, y se elevó hasta los 60 pies de altura...

Pero vamos por partes, ante este cautivador hallazgo de lo que son capaces todos aquellos que sobre la faz de la tierra se llaman nicaragüenses. Los datos fueron proporcionados por la genealogista norteamericana Kim Swan al activo historiador Eddy Kühl.

Juan Justo De Praslin, un médico matagalpino, construyó su aparato y alzó vuelo siete años antes del vuelo inicial de los antiguos propietarios de un taller de bicicletas en Kitty Hawk, Carolina del Norte. Los hermanos Wright dieron el primer salto gigantesco de la humanidad el 17 de diciembre de 1903, y todavía en 1909 usaban una grúa y contrapeso para catapultar su aeroplano al aire. Esto significa que el vuelo de De Praslin era atrevidísimo para esa época.

Tras ese primer capítulo con que, digamos, se inauguró la aviación nicaragüense en noviembre de 1910, Kühl recuerda que “no fue sino hasta 20 años después que en Nicaragua se habla de un Pasos que fue piloto en 1930, y el piloto marine Bruce, quien murió en Ocotal en 1932”.

De biografías confusas y duques refugiados

De Praslin era un médico nicaragüense que había emigrado a Francia, y después se asentó en Estados Unidos. Lo curioso de este caso, observa Kühl, es que no teníamos noticias de este miembro de la familia Choiseul-Praslin, quien estaba ligado a Jorge Choiseul Praslin, quien vivió en Matagalpa entre 1852 y 1882.

El historiador aprovecha para afinar su olfato de pertinaz genealogista y, de paso, anotamos que no sólo individuos de biografías confusas se refugian en Nicaragua, sino hasta los duques: “Se cree sea el famoso duque Theobald de Choiseul Praslin, quien vino huyendo de Francia y se escondió en estas montañas del norte. Aquí (en Matagalpa) se casó con Margarita Aráuz, con quien procreó seis hijos, cuyos descendientes son activos miembros de nuestra sociedad”.

El reporte del NYT

Aquí la noticia en el diario The New York Times de esa época, y copia del recorte periodístico:
“The New York Times. 9 de Noviembre de 1910
Piloto cae de sesenta pies
El Dr. John J. De Praslin, aviador aficionado, resulta seriamente herido en vuelo de prueba
East St. Louis. Illinois, 8 de Noviembre.- El doctor John J. De Praslin de San Luis, Illinois, nicaragüense, el primer aviador aficionado en volar un avión hecho en San Luis, cayó de una altura de sesenta pies en la tarde de ayer en el parque Washington y resultó seriamente herido. El accidente ocurrió pocos minutos después que De Praslin había comenzado su vuelo de prueba elevando la poderosa máquina del biplano bajo su control.

Cuando iba a la altura de sesenta pies las hélices de repente se paralizaron y el aparato se precipitó al suelo destruyéndose. El piloto fue removido de los restos y se pudo ver cómo la pesada máquina se había separado y estaba enterrada en el fango”

¿De Praslin construyó su propio avión en 1910?

Eddy Kühl refiere que el artículo del NYT fue escrito en San Luis, en Illinois. Pero Washington Park, donde voló el compatriota, queda en San Luis, en Missouri. Ambas ciudades son vecinas.

En San Louis Missouri había una compañía que fabricaba partes de aviones y vendía piezas para fabricar su propio avión. Suponemos que el nica De Praslin había fabricado su propio biplano.

Siempre reportaba a Matagalpa como su lugar de nacimiento. Así lo encontramos en 1912 en el manifiesto del barco de Chagres a Nueva Orleáns, y en un artículo de periódico en Nuevo México, cuando perteneció a la Guardia Nacional de ese Estado.

Así que no debemos extrañarnos el día, quizá no tan lejano, cuando una nicaragüense vuele al espacio como la primera astronauta de nuestra historia.