Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

El gobierno de Estados Unidos expresó sus reservas sobre los crecientes lazos del gobierno de Nicaragua con Irán, el libre visado para ciudadanos iraníes, las declaraciones del presidente Daniel Ortega apoyando el armamento nuclear de Irán, y la vulnerabilidad del Poder Judicial ante el crimen organizado.

Los señalamientos son reflejados en el Informe de 2007 sobre el Terrorismo, formulado por el Departamento de Estado y dado a conocer el 30 de abril.

“En enero (2007), Daniel Ortega tomó posesión como presidente electo de Nicaragua. Ortega restableció los lazos diplomáticos con Irán, quien ahora tiene a un residente y acreditado embajador en la capital, y ha expandido de forma agresiva las relaciones con Cuba y Venezuela”, dice el Informe en el capítulo referido a Nicaragua.

El documento agrega que “en noviembre (2007) el gobierno relajó los requerimientos de visa para todos los viajeros procedentes de Irán, permitiéndoles un ingreso libre de visado. Como miembro del Grupo de Centroamérica CA-4, con Guatemala, Honduras y El Salvador, Nicaragua comparte políticas comunes de inmigración y aduanas con sus socios del CA-4. La reciente decisión del gobierno de Nicaragua de otorgar el ingreso mediante libre visado a los iraníes, ha creado consternación entre los miembros del CA-4”.


Gobierno confirma
Una importante fuente del Ministerio de Gobernación de Nicaragua explicó a END, que hay tres categorías para el otorgamiento de visas: a) Derecho a libre visado, es decir, no hace falta solicitar visa para ingresar a Nicaragua; b) Derecho a solicitar visa, y c) Visa consultada para ciudadanos de países como Cuba e Irak, a quienes se les otorga visa previa consulta con el gobierno.

Los ciudadanos iraníes estaban en la categoría C, pero el gobierno de Nicaragua decidió pasarlos a categoría A, de modo que no necesitan visa para ingresar a Nicaragua. Las autoridades migratorias nicaragüenses comunicaron esta decisión a los países del CA-4 en noviembre del año pasado y no hubo ninguna protesta, como tampoco la hubo de Estados Unidos durante una Conferencia Internacional de autoridades migratorias, aseveró la fuente.

En noviembre, Nicaragua comunicó a los países del CA-4 el libre visado para los iraníes, mientras El Salvador abogó por el libre visado para los ciudadanos de India, y Honduras para los de Egipto, que también pasaron de la categoría C a la A.

La fuente indicó que una vez que los iraníes ingresan al país, no tienen derecho automático para trasladarse al resto de Centroamérica, pero sí a solicitar, visa porque ya en territorio nicaragüense los países del CA-4 los consideran de la Categoría B; esto es, con derecho a pedir visa.


Crítica dura al Poder Judicial
Otra preocupación expresada por Estados Unidos es la ausencia de la Unidad de Análisis Financiero para el monitoreo del lavado de dinero. “Nicaragua es el único país de Centroamérica sin una Unidad de Inteligencia Financiera. Una iniciativa de ley de contraterrorismo permanece moribunda en la Asamblea Nacional. El nuevo Código Penal, en cualquier caso, incluye la penalización del financiamiento al terrorismo y utiliza una definición internacional del lavado de dinero”.

El sistema judicial, agrega el informe, “permanece con un grado de vulnerabilidad que puede ser explotada por grupos terroristas internacionales, porque es altamente politizado, corrupto y propenso a la manipulación por parte de la elites políticas y el crimen organizado”.


Finalmente, dice el documento, “el presidente Ortega ha hecho varias declaraciones de apoyo a la búsqueda por parte de Irán de armas nucleares, incluyendo su discurso de septiembre ante la Asamblea General de Nueva York”.

“Ortega cuestionó la autoridad de las Naciones Unidas, la OTÁN y otros actores internacionales para evitar que cualquier nación (llamése Irán) tenga el “derecho” de desarrollar armas nucleares”, dice el informe estadounidense.