Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica

Las autoridades de Costar Rica aún no concluyen sobre el destino que tendrá la pareja de nicaragüenses que huyó a este país bajo sospecha de haber asesinado al cambista Matilde Alberto Berroterán Silva, el pasado 13 de abril en Nandaime.

La extradición de los nicas no es clara, debido a que los cuatro hijos que tienen al parecer nacieron en Costa Rica. Según las autoridades, esto sería un obstáculo, porque los padres podrían ser considerados nacionales, lo que implica que la Constitución prohíbe que un nacional sea extraditado.

“Estamos realizando la labor que le corresponde a Migración. Investigamos su estancia. Si están ilegales los podemos deportar, nos limitamos a nuestra labor migratoria”, indicó el jefe de la Policía de Migración, Francisco Castaing.


Asesino con cédula tica falsa
Ambos fueron capturados en horas de la noche de este miércoles en Linda Vista de la Unión de Desamparados, a unos 10 kilómetros de la capital, luego de que vecinos los identificaran y llamaran a la policía.

El funcionario informó que la cédula de residencia de Mauricio Pilarte Romero es falsa y aparece con otro nombre, mientras que Norma del Socorro Alemán Romero se identificó con una cédula nicaragüense.

Castaing agregó que la pareja continuará detenida mientras se termina de investigar la situación de los cuatros menores, los cuales están en manos del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

De no lograrse la extradición a Nicaragua para que responda por los delitos que se le imputan, las autoridades ticas lo deberán de procesar según las leyes de este país y estarían solicitando apoyo a sus homólogos nicas a fin de tener todas las pruebas para un eventual juicio.


Lloran y niegan
A pesar de que fueron claramente identificados, la pareja prófuga declaró “que los habían confundido” y que “tenían años de vivir” en Costa Rica.

“Llevamos años viviendo aquí, pero si nos quieren deportar que sea con nuestros hijos, porque son de nosotros. No temo regresar (Nicaragua) porque no he hecho nada”, sostuvo Mauricio.

Por su parte, sin dar la cara y llorando sin parar, Norma del Socorro comentó que “desconocía” porqué los acusaban de esos delitos y repitió que aquí ha vivido “toda su vida”.

“No he ido (a Nicaragua), no tengo nada que ver con eso que dicen y me asusta eso que dicen. Aquí muchos vecinos me conocen y pueden dar fe de mi”, declaraba entre llantos.


El caso de los niños
El caso está siendo asumido también por el Consulado General de Nicaragua en Costa Rica, ya que los menores también son nicaragüenses. Guillermo Matus, vicecónsul, informó que solicitaron información y que le están dando seguimiento.

“Estamos viendo esa situación porque si los van a extraditar (padres) o a procesar aquí, los menores deben quedar con familiares cercanos y que se pruebe que pueden asumir económicamente su tutela. Se deben hacer acciones coordinadas con el Ministerio de la Familia y el PANI para determinar qué es lo que mejor le conviene a los menores”, explicó Matus.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni