Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

Los desembolsos de cooperación hacia Nicaragua mantienen aún el promedio histórico de la última década, siendo de U$ 553 millones de dólares en 2007, pese a los problemas de subejecución presupuestaria conocidos el año pasado.

Un informe del Sistema de la Cooperación Oficial para Nicaragua, Sysoda, publicado por END a mediados de la semana, indicaba un desplome de los desembolsos de cooperación de un 61 por ciento, hasta reducirse a 220 millones de dólares, pero esta información provista por el Sysoda en su sitio de internet estaba desactualizada, según ha corroborado END.

Aunque la Cancillería guardó un silencio oficial, END pudo constatar, a través de distintas fuentes, que los verdaderos desembolsos alcanzaron los U$ 553 millones, representando una leve reducción respecto a 2006, cuando la cooperación desembolsó U$ 568 millones de dólares.

En el Sysoda hay por lo menos tres gráficos con informaciones contradictorias sobre los desembolsos de 2007. Uno de ellos indica que fue de U$ 220 millones y señala una reducción drástica en los desembolsos de todos los cooperantes internacionales. Otro gráfico enlista a los diez primeros donantes y asevera que los desembolsos alcanzaron U$ 427 millones de dólares. Sin embargo, un tercer informe del Sysoda, sostiene que los desembolsos fueron de U$ 557 millones, cifra similar a la manejada por los cooperantes y por el Banco Central de Nicaragua.


Hay retroceso

El economista Adolfo Acevedo, quien hizo los hallazgos y se los comunicó a END, expresó que la confusión generada por la información desactualizada por el Sysoda, administrado por Cancillería, “muestra la importancia que tiene que las instituciones públicas asignen la prioridad adecuada al mantenimiento y actualización de la información que están obligadas a proporcionar, de manera transparente, a los ciudadanos y ciudadanas, entre otros medios, a través de sus páginas web”.

La Ley de Acceso a la Información Pública obliga a todas las instituciones del Estado a brindar información real y actualizada sobre la gestión pública, estados financieros auditados, informes de ejecución presupuestaria, salarios y emolumentos.

Sin embargo, pese a que la ley fue aprobada en diciembre del año pasado, una investigación de la Fundación Chamorro reveló que muchos de los sitios gubernamentales han sido virtualmente desmantelados y mucha de la información que con anterioridad estaba disponible, ahora no lo está, implicando un grave retroceso respecto con el resto de Centroamérica.


Donantes preocupados

Pese a que los desembolsos de cooperación continúan, los cooperantes han confirmado que un total de U$ 120 millones de dólares serán desembolsados en 2008, luego de un diálogo con el gobierno sobre política macroeconómica, derechos humanos, transparencia y rendición de cuentas. Y distintas fuentes han confirmado a END que los donantes están expresando en privado serias preocupaciones al gobierno sobre el rumbo del país.

Al mismo tiempo, Gran Bretaña, como antes lo hizo Suecia, ha confirmado el retiro de su cooperación por cambio de políticas en sus países. Y por su lado, Alemania, al igual que Finlandia, está evaluando el futuro del apoyo directo al Presupuesto de Nicaragua.

Los cooperantes también están pendientes de discutir con el gobierno el Plan Nacional de Desarrollo con énfasis Humano, PNDH, el cual ya fue presentado por el presidente de la República, Daniel Ortega.

Por su parte, el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, reconoció a END que hay una tendencia desde hace varios años a que se reduzcan los flujos de cooperación hacia Nicaragua porque ha cambiado la prioridad hacia los países africanos más pobres, en lo que coincidió con el economista Acevedo.

El economista advirtió que Nicaragua ha recibido flujos de cooperación verdaderamente extraordinarios en los últimos 17 años, alcanzando los cien dólares por habitante, cuando otros países mucho más pobres apenas han recibido veinte dólares por habitante.

Acevedo lamentó que el gobierno rehuya el debate público sobre estos hechos y que se limite a responder con descalificativos.