•  |
  •  |
  • END

Todo nicaragüense sueña con tener un país hermoso, limpio, lleno de zonas recreativas donde se pueda pasear al aire libre, sin embargo, deberíamos preguntarnos ¿qué hacemos nosotros como individuos por volver realidad este sueño?.

El río Viejo, que es el principal tributario del Xolotlán, acarrea residuos químicos peligrosos usados en los 1,550 kilómetros del Valle de Sébaco, donde se usaban pesticidas como el DDT, el cual es sumamente dañino para animales y seres humanos.

El proyecto de “Saneamiento del Lago y la Ciudad de Managua” es sin duda uno de los mecanismos más importantes que existen en la actualidad para detener la contaminación ambiental de la que es víctima nuestro preciado lago Xolotlán; pero como todo avance, éste implica ciertos costos que los capitalinos, como usuarios, debemos asumir.

Esta moderna planta, ubicada de la empresa Café Soluble, dos kilómetros norte, se encuentra en su última etapa de construcción y se prepara para entrar en funcionamiento a finales de 2009, debido a que pasará un año bajo pruebas exhaustivas que verifiquen su buen funcionamiento.

“Se cobra por un servicio de saneamiento”

En una entrevista vía telefónica con el ingeniero Marcelino Jiménez, encargado del proyecto por la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, informó que entre enero y marzo de 2010 los capitalinos tendrán un nuevo rubro que pagar en la factura de agua.

“Se cobra por un servicio de saneamiento, porque como usuarios, generamos aguas negras que contaminan el ambiente”, afirmó Jiménez. “Este dinero se usará para cubrir costos de operación y mantenimiento de la planta, además del salario que debe pagársele a los trabajadores encargados de velar por el buen funcionamiento de este proyecto”, añadió.

El costo de operación de la planta será de aproximadamente 120 mil dólares mensuales, razón por la cual los usuarios tendrán que pagar por este nuevo servicio, que se aplicará bajo el método tradicional de subsidio en la factura, “el que gana más, pagaría más”.

El funcionario no detalló cuánto representará este nuevo impuesto en la factura, pero sí afirmó que los usuarios capitalinos serían los únicos clientes en pagar este nuevo servicio, aunque en los municipios de León, Rivas, Granada, Chinandega y Jinotepe ya se cuenta con el beneficio de tratamiento de agua.

Esta planta, que tendrá aproximadamente un área de 64 manzanas, destinará 20 para que sean utilizadas como bosque, lo que servirá para evitar un desastre natural, como el huracán Mitch. Además, este proyecto es considerado único (por su magnitud) en Centroamérica.

Empresa privada entiende el compromiso

A pesar de que no pudimos contactarnos con el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, Jiménez manifestó que las reuniones que han tenido con los distintos sectores de la empresa privada han sido positivas. “La empresa privada entiende que en la medida que más amigos del medio ambiente sean, sus productos también lo serán”, expresó.

Por muchos años, las empresas nacionales e internacionales que radican en el país han utilizado como un usuario más la red de alcantarillados de Enacal, sin embargo, a partir de 2010 --que empiece a funcionar la planta-- Marena se encargará de aplicar con mayor rigurosidad las normas de calidad que exige Enacal para las aguas que serán desviadas hacia la planta.

“No es que no van a poder usar la red de alcantarillados, sino que tendrán que cumplir con las normas de calidad establecidas en el decreto 33-95”, enfatizó Jiménez.

Responsabilidad compartida

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, Marena, estará encargado de la reforestación de las cuencas aledañas al lago, además de regular los desechos tóxicos provenientes de algunas empresas. El Ministerio de Salud, Minsa, se encargará del saneamiento ambiental de las riberas del lago contra vectores y focos de infección.

Asimismo, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, se responsabilizará de desarrollar un plan de monitoreo y evaluación ambiental; la Alcaldía de Managua limpiará y controlará la basura en los causes, y Enacal se encargará de las obras de conexión domiciliar, recolección, intercepción y tratamiento de aguas servidas.

Sin embargo, todo el trabajo de estas instituciones no servirá de nada si los gobernantes, dirigentes nacionales y población nicaragüense no empiezan a tomar conciencia de la importancia del medio ambiente en la vida y desarrollo del país.


“La Chureca” también es importante
En el basurero “La Chureca”, que tiene una extensión de 42 hectáreas y existe desde 1977, se depositan cerca de mil toneladas de basura diario, según informes de la Dirección de Limpieza Pública de la Alcaldía de Managua. Actualmente, existen en Managua unos 164 botaderos ilegales de basura, donde solamente ellos producen a diario unas 300 toneladas de desperdicios. El Mercado Oriental produce aproximadamente 81 toneladas de basura por día, lo que representa prácticamente el ocho por ciento de la producción de basura total del casco urbano de Managua.

La municipalidad consideró en un tiempo contratar los servicios de cuatro microempresarios a cargo de las estaciones de transfer con incineradores, en estos lugares aceptarían basura de varios individuos con contrato con otros privados. La estación recibiría gratis la basura biodegradable y estaría en la capacidad de devolver el depósito de reciclaje en botellas de vidrio y aluminio a colectores carretoneros, con su precio calculado por número, tipo de material o por peso.

Los desechos de hojas de árboles y otros biodegradables podrían ser triturados y embolsados en esta estación para otros, que se encargarían de venderlos como abono o texturas de jardines y patios.

Sin embargo, para concretar este paso tan esencial es necesario que sea revisado y aprobado por la Asamblea Nacional un impuesto sujeto a “usos municipales”, para crear microempresas tomadas durante una amplia participación, para mantener servicios en beneficio de una Managua saludable; los depósitos son calculados por una tabla en que se listan muchas variantes designadas por juntas, “a quien concierne” por el peso de la carga de desposar un característico material.

Esta propuesta, en conjunto con el Proyecto de Saneamiento del Lago y la Capital, planea hacerle frente a las exigencias ambientales que la naturaleza nos pide para cuidar el medio en que vivimos.

elnuevodiario.com.ni