Mauricio Miranda y El Informador.com.mx
  •  |
  •  |
  • END

Álvaro Fiallos, Director Ejecutivo del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), negó que el gobierno pretenda estatizar las exportaciones de granos básicos, tras conocerse que El Salvador comprará de “Estado a Estado” a Nicaragua, 125 mil quintales de frijoles por 6 millones de dólares.

“No, no, no. Lo que ha habido es una oferta de productos a El Salvador, que ellos andan buscando. Los que exportamos somos nosotros los productores”, afirmó Fiallos, vía telefónica, quien es también presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

“Estamos hablando de productos en general, principalmente frijoles que es lo que les interesa a ellos. Nosotros como UNAG estamos negociando con los propios compradores salvadoreños”, añadió.

Pero el presidente salvadoreño confirmó que se pretende efectuar una venta de gobierno a gobierno.

Pero eso es la oferta. Lo que no significa que el gobierno físicamente va a exportar. Las exportaciones las hacemos nosotros los productores. Lo que pasa es que mucha gente ve el fantasma de la estatización por todos lados.

Fiallos aseguró que el modelo de estatización de las exportaciones, utilizado en los años 80 durante el primer gobierno sandinista, no se pondrá de nuevo en práctica.

Esta semana se conoció que la Asamblea Legislativa de El Salvador le aprobó al Ministerio de Agricultura y Ganadería de ese país, un préstamo por 6 millones de dólares para comprarle a Nicaragua 125 mil quintales de frijoles.

Economistas consultados por EL NUEVO DIARIO alertaron que una estatización en la salida de los granos básicos hacia otros países, no solamente sería una invasión en las leyes del mercado, sino que provocaría exportaciones clandestinas, disminución en la producción, y la eventual migración de los campesinos hacia la ciudad.

END intentó comunicarse con Ariel Bucardo, ministro Agropecuario y Forestal, pero no fue posible localizarlo.

Alarma mundial se incrementa

Mientras tanto, alrededor del mundo, el incremento sin freno en el precio de los alimentos sigue causando alarma.

Los precios de los alimentos prácticamente se han duplicado a nivel internacional, y, según cifras del Banco Mundial (BM), 100 millones de personas carecen de comida suficiente para garantizar su sobrevivencia. Protestas desde Haití hasta Bangladesh, pasando por el gigante chino, son el rostro de la crisis.

“Es un tsunami silencioso”, aseguró Josette Sheeran, del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La agencia ha pedido 755 millones de dólares para ayudar a alimentar a 73 millones de personas en 80 países.

Entre marzo de 2007 y el mismo mes de este año, según cifras de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el precio del maíz subió 31%; el del arroz, 74%; el de la soya, 87%, y el del trigo 130%. A nivel mundial, los precios de los alimentos se han incrementado, en promedio, 40% desde mediados de 2007.

“La subida en los precios de los alimentos y su impacto en la hambruna, desnutrición y el desarrollo amenazan con hundir más en la pobreza a 100 millones de personas. Para más de dos mil millones de personas, los elevados precios en los alimentos son ahora una cuestión de lucha, sacrificio, y, en algunos casos, sobrevivencia diaria, sin que a la vista exista algún alivio evidente a esta situación. La desnutrición amenaza con dañar no sólo a esta generación, sino a la que está por venir”, advirtió Robert Zoellick, Presidente del BM, a mediados de abril.

Aseguró también que podrían perderse siete años de lucha contra la pobreza, de no paliarse la crisis alimentaria.

El drama es tal, que el presidente estadounidense George W. Bush ha tenido que lanzar un nuevo paquete de ayuda de 770 millones de dólares para evitar una debacle alimentaria.

Advierten desabasto

En México, la Confederación Nacional Campesina ha advertido que ante el desabasto mundial, el país podría sufrir escasez de arroz y sorgo, con el consecuente disparo de precios. En los últimos meses, el creciente precio de la tortilla y las protestas derivadas han acaparado los titulares en los medios.

Mientras, en Colombia, el Ministerio de Agricultura ha destinado 14 millones de dólares para incentivar el almacenamiento de arroz. En Costa Rica, el Gobierno anunció un plan a dos años para aumentar la producción de granos básicos.

La crisis alimentaria se ha traducido en protestas en distintos puntos del planeta. En Haití, al menos siete personas murieron en abril por los disturbios originados por la carestía y los elevados precios de los alimentos.

En Tailandia e Indonesia, donde los costos del arroz y de otros alimentos básicos se han disparado, las marchas por el Día del Trabajo, el jueves, se convirtieron en un clamor generalizado por un alza equivalente en los salarios, que permita a los ciudadanos comprar sus alimentos básicos. En China, los precios del arroz casi se triplicaron este año.

En El Cairo, el Ejército se ha visto obligado a cocinar pan, para evitar que la furia de los ciudadanos por la subida en los precios de los alimentos se traduzca en desórdenes. Senegal, Mauritania y otras partes de África han sido escenario de fúricas protestas por el alto costo de los granos, mientras que en Yemen, miles de niños han tomado las calles, pidiendo ayuda para aliviar su hambre.

En este contexto, expertos han llamado a una reunión de emergencia de la ONU para analizar la crisis alimentaria y la mejor manera de combatirla; la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), reunida hasta hoy en Bali, se concentró en los elevados precios del arroz; esta misma semana, en Chile, representantes de unos 30 países se reunirán para ver la forma de aumentar y unir sus esfuerzos en la lucha contra el hambre.

“Éste es el nuevo rostro del hambre: millones de personas que hace seis meses no estaban en la categoría de hambre urgente ahora sí lo están”, dijo Sheeran, tras asegurar que la crisis alimentaria ha colocado al PMA frente al mayor reto en sus 40 años de historia.