Nery García y Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) ayer anunciaron el “cese de operaciones” de Ormat Momotombo Power Company, la firma israelita que opera la concesión estatal en el campo geotérmico Momotombo, una decisión decretada el pasado 25 de abril a través de una resolución donde señalan sanciones por faltas ambientales cometidas contra el Lago Xolotlán.

“Se decidió el cese de operaciones porque ha violado de manera reincidente lo establecido en el Estudio de Impacto Ambiental, así como ha incumplido el Plan de Gestión Ambiental”, dijo Gerardo López, Director General de Coordinación Territorial del Marena, pero no pudo eliminar las sospechas de que se trata de un recurso de los típicos de este gobierno para estatizar la planta.

López explicó que se trata de un proceso administrativo que tiene por objeto que Ormat cumpla con las leyes vigentes de nuestro país, y recordó que, aunque “la resolución establece cese del funcionamiento, ellos (Ormat) están en un período de 10 días hábiles que les establece la ley para que puedan interponer los recursos correspondientes”.

Estos detalles fueron ofrecidos ayer a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), Ministerio de Energía y Minas (MEM) y de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

El manejo de aguas

Agregan que Ormat ha incumplido con el plan de gestión ambiental al no manejar por separado las aguas pluviales y las aguas residuales de la planta, al constatar que siguen vertiendo la salmuera (agua extremadamente salada) y las aguas pluviales en el mismo cauce que dirige el líquido hacia el Lago Xolotlán, lo que sumado a las concentraciones de químicos, ocasionan “impactos negativos a los ecosistemas del lago”.

Ormat opera la planta Momotombo, en donde generan en la actualidad hasta 26 megavatios geotérmicos.

¿Regresará a ENEL?

“Nosotros construimos la unidad de planta geotérmica de Momotombo en 1981 al 83, y del 87 al 89 construimos la segunda unidad”, recordó Ernesto Martínez Tiffer, quien añadió que el “Estado no percibe ni un centavo de la generación de Momotombo”, pese a que existe un contrato de arrendamiento con la empresa israelí.

El Marena no se pronunció sobre el nivel de responsabilidad que tendría ENEL, si se toma en cuenta que esa empresa estatal es la dueña de la concesión, sin embargo, Martínez Tiffer no descartó la posibilidad de que en cualquier momento es plantel regrese a manos de ENEL: “La planta la operaríamos nosotros en cualquier momento, por eso no hay problema”, adelantó el funcionario.

“Ormat ante el INE no tiene licencia de generación, el que tiene la licencia es ENEL, entonces es con ENEL con quien nos entenderemos”, dejó claro David Castillo, titular del INE.

Explicó que esa decisión, sin embargo, implica no afectar la producción de al menos 26 megavatios geotérmicos que ahora entrega Ormat, debido a que esa posibilidad dejaría al país sumergido en racionamientos energéticos.

Que no se politice

César Zamora, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), indicó que el pasado sábado los directivos de Ormat se comunicaron con él para expresarle que procederían a contestar los hallazgos encontrados por el Marena en tiempo y forma, de acuerdos con nuestras leyes. Sin embargo, dijo esperar que dicho “proceso (administrativo) no se politice”.

El diputado sandinista Edwin Castro sugirió que para aprovechar mejor estos recursos se podría entregar esta concesión estatal a otro operador, y recordó que no es la primera vez que una generadora incumple con las normas ambientales establecidas.