Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El ciclón que se abatió este fin de semana sobre varias regiones de Birmania causó más de 10,000 muertos, anunció el lunes a la televisión pública el ministro birmano de Relaciones Exteriores, Nyan Win, quien añadió que su país necesita ayuda internacional.

"Según las últimas informaciones, más de 10,000 personas han muerto", aseguró Nyan Win, quien advirtió que "aún se está recabando información, por lo que podría haber más víctimas".

Anteriormente, el canal de televisión MRTV, controlado por la Junta Militar que dirige Birmania, había ofrecido un balance de "3,969 muertos y 2,129 personas desaparecidas en las regiones de Irrawaddy y de Rangún". El canal ya advirtió que los servicios de emergencia aún no habían podido acceder a las zonas más remotas, por lo que el balance de víctimas podía incrementarse.

"Podría haber decenas de miles de muertos en la localidad de Bogalay y varios miles más en Labutta", en el delta del Irrawaddy (suroeste), que fue la primera región afectada por el ciclón el viernes por la tarde, con vientos que oscilaron entre los 190 y los 240 km/h.

Cinco regiones afectadas
El ciclón afectó cinco regiones (Rangún, Irrawaddy, Pegu, y los estados de Mon y Karen), que fueron declaradas zonas catastróficas, aunque fue el delta del Irrawaddy el que más sufrió por el paso de Nargis.

Un portavoz de la Cruz Roja aseguró que varios pueblos costeros quedaron reducidos a nada. El ciclón destruyó miles de casas, arrancó de raíz centenares de árboles y numerosas carreteras quedaron arrasadas, lo que dificultó la llegada de los equipos de socorro.

El viento también destruyó canalizaciones, por lo que numerosas personas provistas con cubos hacen cola en casas de los vecinos que poseen pozos privados para abastecerse de agua potable.

Las tareas de socorro comenzaron a organizarse este lunes. "Distribuimos material a las personas que se quedaron sin vivienda, lonas para cubrir los tejados dañados, pastillas para purificar el agua, así como 5,000 litros de agua potable, hornillos, mosquiteras, mantas y ropa para los más necesitados", explicó a la AFP el portavoz de Cruz Roja Michael Annear.

Éste reconoció que el reparto de la ayuda comenzó lentamente debido a "problemas de movilidad" causados por la devastación.

Las principales agencias de la ONU y organizaciones humanitarias se reunieron este lunes en Bangkok para coordinar sus acciones. El responsable de la ONU, Richard Horsey, aseguró que centenares de miles de personas "necesitan ayuda urgente". El Ejército tailandés anunció, por su parte, que enviará medicamentos y comida a la vecina Birmania a partir del martes. El ministro Nyan Win agradeció este gesto y reclamó ayuda al resto de países. "Agradeceríamos ayuda como ésta de otros países, porque nuestro pueblo está en dificultades", dijo. Estados Unidos, la UE e India ya anunciaron ayuda.

Por otra parte, una ONG defensora de los derechos en Birmania denunció este lunes que 36 presos murieron en una cárcel cercana a Yangón cuando los guardas de seguridad abrieron fuego contra un millar de reclusos amotinados durante el paso del ciclón.

El motín se inició después de que los guardias obligaran a los presos a permanecer en el vestíbulo de la cárcel a pesar de que el ciclón había destruido numerosos tejados de zinc de la prisión, según la Asociación de Asistencia para los Prisioneros Políticos, con base en Bangkok.

Esta ONG, que calificó la acción de "despiadada", "innecesaria" y "brutal", reclamó una investigación independiente sobre este suceso, que provocó también 70 heridos.

A pesar del desastre humanitario, el diario oficial New Light of Myanmar publicó este lunes que el régimen militar mantiene para el sábado próximo la convocatoria de un referéndum sobre una nueva Constitución que abriría la vía a la celebración de elecciones multipartidistas en 2010.

"No queremos democracia, ahora sólo queremos agua", afirmó un hombre de 30 años que hacía cola frente al pozo de un vecino en Rangún. Birmania, gobernado por sucesivas juntas militares desde 1962, es uno de los países más pobres de Asia.