Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

La exportación de frijol a El Salvador por parte de la estatal Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabás, fue confirmada por Mario Salaverría, titular del Ministerio de Agricultura del vecino país, mecanismo que critican economistas independientes y productores nicaragüenses, por considerar que podría ser el inicio de una “estatización” del comercio.

Los dislates de Ortega

Por si faltara algo, Ortega confirmó ayer en su discurso de plaza que Enabás cuidará del precio justo, y se soltó en diatribas contra los que llamó favorecedores del libre mercado.

Es decir, el Presidente confundió la labor de Enabás como reguladora con sus almacenamientos de los precios justos a los consumidores, con una entidad comercializadora que impondrá su precio de compra al productor, receta que fracasó en los años 80.

El Ministerio Agropecuario y Forestal, Mag-For, sigue guardando silencio sobre la operación comercial de frijoles a El Salvador. Ayer, la vocería de dicha entidad informó que están muy ocupados en la preparación de la cumbre presidencial alimentaria, por lo cual, el ministro no tiene tiempo para hablar sobre el tema.

El ministro salvadoreño de Agricultura, Mario Salaverría, confirmó al periódico La Prensa Gráfica, que Enabás tiene listos los 125 mil quintales de frijoles que se comprarán a través de un decreto aprobado por la Asamblea Legislativa salvadoreña en días pasados.

“Ellos (Nicaragua) dicen que venderán los frijoles a través de Enabás, una institución que tiene un contingente comprado para Nicaragua y que están ofreciendo parte de este contingente a El Salvador”, explicó.

¿Acopio para exportar?

El cargamento de frijoles es parte de lo que Enabás acopió para almacenar y sacar al mercado nicaragüense cuando los precios se eleven demasiado, pero según los salvadoreños, parte de eso les será vendido a ellos.

El ministro salvadoreño agregó que el contingente de frijoles podría entrar a El Salvador en los próximos 15 días, después de que se publique el decreto de importación y tengan disponibles los 6 millones de dólares que costará el cargamento.

Los 6 millones de dólares en frijoles irán a parar al Mag-For, según funcionarios salvadoreños.

“Sería el Ministerio de Hacienda el que desembolse los 6 millones de dólares para comprarlo directamente al Ministerio de Agricultura (Mag-For) nicaragüense. Como saben que es bastante urgente nos lo van a dar en el momentito”, dijo Carmen Elena de Sol, comisionada presidencial para la agricultura de El Salvador al periódico salvadoreño.

Al precio de venta, cada quintal les saldrá a los salvadoreños a 926 córdobas al tipo de cambio actual, mientras en el mercado local se cotiza en mil 200 córdobas, algo que también critican los comerciantes nicaragüenses.

Critican a Estado exportador

Economistas y representantes del sector productivo critican al gobierno por utilizar entidades estatales para exportar grano, función que consideran debería estar en manos de privados.

Daniel Núñez, ex presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, dijo que estamos en un libre comercio y es un trabajo que deben seguir haciendo los productores y empresarios.

“El gobierno es para regular, y creo que Enabás debe comprar grano para ayudar a que los sectores más pobres puedan adquirir el alimento más barato, pero ya meterse con exportación es meterse en políticas que no le corresponden al Estado”, subrayó.

Núñez añadió que él es defensor de la libre empresa, y que desde los tiempos de Micoin (Ministerio de Comercio Interior de los años 80), le decía a los productores que cada quien debía vender su producto.

“Les decíamos que no vendieran a Micoin, porque como productores sabemos que la libre oferta es la que asegura un buen mercado”, indicó Núñez.

Micoin era el único autorizado para comercializar alimentos durante el gobierno sandinista de los años 80, y quien trataba de vender de manera independiente, se arriesgaba a que le confiscaran sus productos.

La “salida de baño” de Fiallos

Por su parte, Álvaro Fiallos, actual presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG y presidente del Instituto de Desarrollo Rural, IDR, dijo que como organización de productores tienen su propio negocio de exportación hacia El Salvador y que no sólo Enabás es la que se dedicará a vender al exterior.

Aclaró que ellos venden a importadores salvadoreños, que del contingente de 125 mil quintales no sabe nada, pero que Enabás tiene derecho a exportar.

La posición de Fiallos es rechazada por otros productores, como Manuel Álvarez, vicepresidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, quien consideró que no es conveniente que el Estado entre a competir en las exportaciones de granos, porque el papel de Enabás debe ser de acopiar y sacar al mercado nacional el producto para estabilizar el precio.