María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

La veda a la construcción en la cuenca sur, establecida por los alcaldes de Managua, Nindirí, El Crucero, La Concepción, Ticuantepe y la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) podría ser modificada después de una reunión realizada entre las partes con la Cámara Nacional de Urbanizadoras (Cadur).

De acuerdo con Ernesto Meléndez, presidente de Cadur, en una reunión con la presidenta de Enacal se conformó, tal como ellos habían solicitado, una comisión bipartita que evaluará los proyectos, contando de antemano con el compromiso de las empresas que integran Cadur, para modificar en caso de ser necesario cualquier deficiencia que dañe el medio ambiente y la sana infiltración de agua.

“La comisión ha priorizado seis proyecto que son los que evaluaremos en conjunto, a la vez Enacal nos ha solicitado que contribuyamos como voceros para que otras urbanizadoras que no integran Cadur, pero tienen proyectos afectados por la veda, se acerquen y se busque una solución para demostrar que estamos interesados en que las cosas se hagan bien”, afirmó Meléndez.

Por su parte, el señor Norman Cerda, vicepresidente de Cadur, valoró como positiva la disposición de Enacal de trabajar y darle la oportunidad a las urbanizadoras de solucionar cualquier deficiencia que sus proyectos puedan tener.

Nosotros hemos trabajado arduamente, dijo el señor Cerda, desde que las autoridades municipales y Enacal dispusieron la veda en busca de soluciones integrales, y no medidas que sean un freno para el desarrollo.

“Cada empresa está comprometiéndose a proteger el medio ambiente y a solucionar las deficiencias que puedan existir para poder continuar con el desarrollo de los proyectos, será un proceso largo, pero ya nos sentamos y queremos que se involucren los alcaldes, hemos tenido una buena recepción de parte de los ediles, el único que falta es el alcalde de Managua Dionisio Marenco, que ha sido el gran ausente pero esperamos que pronto pueda integrarse”, concluyó.